jueves, 1 de abril de 2021

MADURAR.


¡Qué bonito sería permanecer erguidos hasta el final de los días!... ¡Oh mi árbol amigo, nos van cayendo los años encima!...

En la calma de la tarde venciendo al día en perfecto estado de armonía y marcando el rumbo del tiempo. Descansan los brazos y pende el cuerpo como racimo maduro, siendo antes fiero testigo de tiernos mordiscos en el bello paisaje verde y florecido jugando con pasiones en el camino. Sigues airoso desafiando al tiempo y al destino bañado de misterio.

Me llegan de tus ramas los amorosas, unas gotas de fragancia, a pino que nunca olvido las llevo muy dentro del alma. Son esas raíces profundas que a la tierra se agarran como una promesa que une tiempo y esperanza.  Siempre amante das abrigo al nido de la urraca acróbata de los aires que mira al cielo agradecida cuidando su bandada. 

Una ligera brisa mantiene limpio tu horizonte, alguna nube rota alienta y cuida la sed de tu entraña y tus ganas de vivir todavía cargadas de ilusiones y bellas sensaciones en comunión con el tiempo que, nos mima, nos tala, nos derriba, mas un lucero nos rescata. Y la coqueta calandria curiosea tu interior con el alma.

Pero no tardando mucho, sólo seremos ceniza que el viento se lleve. ¡Cuantos lindos momento se han perdido por la senda empedrada! Ycuantas cosas se quedaron sin decirnos...  


¡Amado amigo
en la
explanada vieja,
el frío campa!

Y de tu cáliz
me llega el dulce aroma,
que nutre el alma.

A tus endebles ramas
llega la brisa mansa y se conmueve
y tú, rebelde bramas.
Ella la calma mueve,
alegre brinca con un aire leve.

Y la luna dorada
ya se posa en tu copa tan coqueta,
es la musa encantada,
cual hermosa violeta
su aroma, tu piel roza muy discreta.

1-4-2021. Marina Filgueira García.

Un puñado de besos para los amantes de las cosas sencillas.
Mil gracias por vuestro afecto y por vuestra huella.

Os dejo por un tiempo.  Feliz primavera, verano y siempre.  

Sed muy, muy felices.

Os tengo en mi corazón, un abrazo largo que abarque a cada uno de vosotros/as.


lunes, 15 de marzo de 2021

DESPIERTA EL DÍA.

 

Pronto amanece
y la luna en el cielo,
bien definida.

Sueña nocturna,
mientras el sol refleja,
su fantasía. 

Asoma el día,
canturrea la alondra 
en los maizales.


Y las urracas
de los aires acróbatas,
en los pinares.


Un día más amanece
la ciudad aún dormida,
de su tarea vencida
silenciosa permanece.
Mientras el sol aparece,
con su vigor generoso
refleja el valle precioso,
hace que broten las flores
y multitud de colores,
lo vuelven todo armonioso.

Se acerca al pueblo la magia
y llega con argumento,
es un nuevo complemento
que la curación presagia.
También la euforia contagia,
brilla un poco más la vida,
a la esperanza prendida
el mundo toma un respiro
Y exhala un triste suspiro
por la experiencia vivida.


 

 
 
Si, mis estimados amigos, un canto a la esperanza que tanto necesitamos.
Unos más y otros menos, todos lo hemos pasado mal, pero se abre una puerta y entra el sol que nos da un poco de confianza, yo me agarro a ella como una lapa.

Hace hoy un año que comenzaba aquel confinamiento que entristecía el alma de millones de habitantes de este planeta tierra. No puedo expresar con palabras la pena que sentí en aquellos momentos, el ver la calle vacía las ventanas del vecindario cerradas, todo estaba en silencio como si la vida se parara, no pasaba ni un coche a su ruido acostumbrada, era todo tan extraño que ni los pájaros cantaban, se fueron los gorriones que anidaban en el huerto de mi casa. Era mucha la tristeza que soportaba mi alma. Cuando pasaron dos meses, la tierra ya respiraba se veía el horizonte nítido y el cielo de estrellas brillaba. Se pasó el año sin perder la esperanza y parece que vemos una luz, un soplo de aire fresco… Pero sin terminar la pesadilla.

Un puñado de besos para los amantes de las cosas secilla. 

Gracias por vuestra huella.

15- 3-2021 Marina Filgueira Gracía.

 






 


lunes, 1 de marzo de 2021

LA FUERZA DEL AMOR.

En la arena dibujo
su nombre, con su huella aún prendida
que un día me sedujo,
entonces decidida...
se fue abriendo la puerta de la vida.

Cuando llama el amor,
el alma sueña y muy feliz camina:
deshace el mal humor
siempre llega divina,
baila contenta sutil y genuina.


  

Hoy te recuerdo
presiento que me miran,
tus ojos negros.

Llegó el olvido
y murieron las ramas
del viejo olivo.

La fuerza del amor
se vive sin reloj ni calendario,
enciende su esplendor
el amor sin horario,
y libre Eros decide cual santuario.

Cuando vibra el amor
con fuerza, vibra todo el universo,
conserva su calor
y la vida es un verso,
que despliega vigor potente y terso.

La fuerza del amor
nos eleva, en vuelos de mariposas,
amante, trovador.
Certezas amorosas,
nos muestran lo más bello de las cosas.

 

El amor es un lucero sideral que mezcla azúcar y canela y pone de color miel la pared del alma fiel y genuina. 

Amor es naturaleza, es pasión que mima el corazón y también nuestros pasos, es esa luz armoniosa en los días oscuros de incertidumbres y melancolías: esos momentos que parece que todo se hunde... Y llega Eros que todo lo cura, nos pone música en el corazón y plenitud en el alma, benditos dioses del amor.

Marina Filgueira García. 1-3-2021. 

Un puñado de besos para los amantes de las cosas sencillas.