lunes, 21 de diciembre de 2020

NAVIDAD

 
 
                      ¡Holaa, mis estimados amigos!


Se acerca la Navidad un tanto atípica, pero no dejo de ver, mi sentir reflejado en estas fechas. ¡Son tantos los recuerdos que asoman a mi atalaya con amor y con nostalgia! Cruzo el largo puente de la distancia y veo la mesa puesta con aquel mantel azul con detalles de estrellitas blancas, con diferencia a otros días del año. Por aquel entonces llorábamos la muerte de mi padre. Así que la familia era pequeña, mi madre, mi hermana y yo chiquita todavía, pero si, lo recuerdo a la perfección. Corría 1941 y  supervivíamos de la mal llamada Guerra civil española, se celebraba humildemente la Navidad.

Llegan estas fiestas entrañables y, sin poder remediarlo, aparecen esos recuerdos que me llevan a mi infancia a mí juventud y también al cercano tiempo, cuando tuvimos nuestros retoños alrededor de la mesa, en estas fiestas navideñas y en otras también.

Esta pandemia cambió la vida de muchas personas que perdieron sus seres queridos y otras muchas quedaron totalmente en la pobreza viéndose obligadas a pedir limosna.  

Y luego hay esas otras personas que ven, pero no miran, oyen, pero no escuchan y van a su aire a su bola.  ¡Se encienden las ciudades con miles y miles de bombillas y todo eso cuesta muchos millones de euros, un despilfarro! Me parece un gasto superfluo, estaría mejor repartido entre los pobres. Y de paso, sería el duelo que se merecen todos aquellos que no pudieron llegar por culpa de la pandemia.

Los que tenemos la suerte de estar todos, damos gracias al Cielo y a la vida en esta Navidad y siempre con el corazón. No olvidemos que Jesús nació en un pesebre en aquel Portal de Belén. ¡Un ejemplo para reflexionar y pensar que quizás, nos sobren demasiadas cosas!

 

Un abrazo y mil bendiciones que os acompañen siempre allí donde quiera que vayáis,

Con cariño siempre. Marina. 21-12-2020.

Felices fiestas al mundo entero y que ese 2021, traiga Salud, Amor, Trabajo y Paz.

O sea, lo suficente para ser felices.

 


sábado, 12 de diciembre de 2020

EL CAMINO...

💔

Acunaste mis pasos,
en el largo caminar por la vida,
menguaste los fracasos…
Parando la caída
y un tacto singular, curó la herida.

¡Ay, mi viejo camino!
Tropecé con tus piedras cada día,
a ciegas con mi sino…
Que luego brillaría,
también lloré, la hiedra que moría.


  

Y vuelvo a mi viejo camino que aunque árido...Testigo fue mi destino, de los pasos de mi infancia y no tanto, me vió crecer, saltar, correr, brincar, reír, llorar, con mis pequeños pies descalzos y lastimados mis dedos.  

¡Oh, camino camino largo! ¡Confidente de luces y sombras y secretos mal guardados. Me enseñaste que en la vida nada es fácil! Qué si me caía debería levantarme, eso es lo que hice y lo que hago.

Ya no puedo volver sobre mis pasos y caminar sobre tus piedras, ¡Quien pudiera volver sobre las huellas!  ¿Volarán las bellas mariposas a la madreselva? Aquella con aroma de encanto de primavera, querría ver que nada ha cambiado que todo sigue enxebre y natural como antaño, bordeado el camino de hiedras y los pájaros cantando en la arboleda, y las reses en los pastos...

¡Ay, camino! Mi Maestro, mi Escuela, mi Universidad, mi Carrera. Estoy orgullosa de ella por humilde que sea. Llenaste de amor mis pies descalzos mis manos, mi alma, mi corazón y mi regazo.  ¡Gracias mi buen amigo, te debo tanto!

12-12-2020.

Marina Filguira García.



Abrazos y bendiciones.

Un puñado de besos para los amantes de las cosas sencillas.

Feliz diciembre.

 



 


 




 

viernes, 27 de noviembre de 2020

LA DULCE BRISA.

 

Me desperté con la luz del alba, sentí que sonaba la aldaba en la puerta de mi casa, me levanté y puse la mascarilla antes de nada. Corriendo abrí la puerta y sorprendida me encontré con una leve brisa mansa, esa brisa angelical y cantarina, como un rayo de sol que endulza las uvas en la parra. Puso mi mente a soñar, dando calor y color al gris de los días poniendo luz y salida a las palabras escondidas. Y en mi atalaya dejó un pizco de inspiración y en mis manos dibujó un poema.  Con un hilillo musical acarició toda mi piel y besó mi cara… Le dije pasa y sígueme, hoy serás compañera de mis pasos y borrarás de mi alma la huella de un vacío. Un vacío que golpea las ramas de mi árbol y lastima.


¡Oh querida brisa! Toma mis palabras y llévalas donde el sol calienta porque están frías. Ve y no te detengas en las sílabas, libres también son bellas. Sin prisa, pero sin pausa, no tardes mi alma te necesita, te presiente cerca...Pero efímera. 

Hoy, nace la Lira.

Oh, mi querida brisa,
llegas a mi lado cual ave en vuelo,
y del viento sumisa,
bajo un helado cielo
y quedas vencida en mi llano suelo. .

II

Por fin sale la lira,
hace tiempo que la busco en mi mente:
¡tan callada me mira!...
La quiero sugerente,
azulada, bonita y transparente.

III 

Le canto con amor
y culmina con fervor mi ilusión,
mi latido interior,
libera el corazón
que sentido, palpita de emoción.

4

Que vivir es soñar,
soñar con las mariposas del alma:
y alegre despertar,
en la sedosa calma...
del amor vivo que todo lo ensalma.

 

Un puñado de besos para los amantes de lo sencillo. 

Feliz fin de semana al mundo entero.