martes, 26 de marzo de 2019

NACE EL ALBA SIENCIOSA.

Mis estimados amigos, perdón por la pausa involuntaria.

Perdón por mi ausencia, no fue adrede no.  Hoy decido abrir de nuevo esta ventana, aclarar un tanto mis ideas que andan un poco… diríamos, desajustadas.  A veces los planes no salen como uno desea y remar río a arriba tampoco vale la pena.   Gracias mil, a todos que tanto aquí como en privado, os habéis preocupado por mí.  


Tanka. 
Amanecía
en tierra valenciana
magia desprende
aún sueña dormida
detenida en el tiempo.
haiku.
Un mar de luces
y un mágico horizonte
bellos reflejan.


 Nace el alba silenciosa,
mensajera de la calma
 un cielo resplandeciente,
 dulcemente nos abraza. 

Nacen rosas en el campo
que frescos olores manan
y con armonía esparcen,
aromas que me embriagan.


 













Son el júbilo del huerto
unas rojas y otras blancas, 

cuando sus pétalos abren
sueltan su rica fragancia.
 

Nace el alba silenciosa
nos alegra la mañana

y mientras tanto la vida
nos da nuevas enseñanzas. 


Mil bendiciones le mando
cuándo llega a mi ventana
por despertar y sentirla

en mi parcela entregada.

 






   



A veces nace un poema
en una rosa azulada-
que creciendo entre las otras
nadie se atreve a cortarla.


Nace el alba silenciosa
alegre nos toca el alma 
y con encanto nos brinda,
unos trazos de esperanza.


 




Nos anima fantasiosa
a pasear las tierras altas
y contemplar la belleza 
que detiene una mirada. 
 
Vemos la verde arboleda,
dulces lagos de agua mansa
y cascadas cantarinas
que fluyen desenfadadas.
 

Es un lindo amanecer
que frescura nos regala,
el bosque también seduce
y hace nido la calandria.


Nace el alba silenciosa 
nos despabila con ansia,
mas nos inunda de sueños

y nos envuelve en su magia.
 


La alborada nos invita
con su luz más delicada
a reflexiones diversas
en nuestra vida diaria.


Marina Filgueira.
18-3-2009.


La foto que encabeza este post, me la envío una buena amiga que tengo en Valencia.

Josefa es una personita dulce amiga de sus amigos, ella es un libro abierto lleno de enseñanzas donde yo me cuelo y aprendo.

Es de esas personas que saben tocar el alma y abrir el corazón esparciendo amor y confianza.

Su sonrisa es bella y llana, esa sonrisa que te abraza sin palabras.  

Lleva su mochila llena de poesía que susurra silencios  lagrimas, pero también alegrías que acumula en su corazón. Su poesía es profunda y bella, llena espiritualidad poética que nos hace reflexionar.  

Es mi mejor amiga, sensible y llena de belleza por dentro y por fuera es mi amiga del alma.

me abre las puertas de su cálida casa donde se respira arte amor y sabiduría, de vez en cuando paso con ella unos días maravillosos que siempre me saben a poco.

Mil gracias Josefa por tu hospitalidad por esa inmensa paz que me trasmites por tu bondad y por tu cariño. 
  
Un abrazo alargado y lleno de mi cariño para ti. E igualmente para todos los que de buena voluntad dejáis vuestra huella. Mil veces gracias.







 






lunes, 31 de diciembre de 2018

POR UN MUNDO MÁS JUSTO.

¡Hola a todos los que por aquí pasáis! Feliz 2019.

Que este nuevo año nos traiga a todos mucha salud, mucha armonía, mucho amor y también un pizco de humor para hacer más llevadera la vida y los dolores del alma.   
No pensaba colgar nada, pero como tengo un poco tiempo libre, me dije, venga Marina, pon por ahí cuatro letras sencillas con un brindis que bien te lo merecen tus generosos lectores.  
Mientras tanto esa melancolía que te atrapa, va disminuyendo.
Mil gracias mis estimados amigos, por vuestra compañía todo este tiempo pasado, ojalá podamos seguir comunicándonos un poco más, en adelante.


Brindemos entonces por un muy venturoso 2019.



  


Tomo asiento y escribo mi humilde prosa con lo que me vaya saliendo. Esta noche intento ponerle zapatos rojos para empezar el año, poniendo alma y empeño en unas cuartillas blancas con cuatro garabatos escritos que reposan en la buhardilla del tiempo. Museo lamido de sueños, notas sueltas y endebles, algún retazo de un viejo poema que, sin acierto, se quedó en los andenes mirando pasar los trenes de largo recorrido, ahí duermen sus noches y días de fríos inviernos. 
Pobres poemas los míos, que poca atención le presto, sufren mi abandono mis pocas ganas de poner en ellos algo de resplandor, una caricia... Un poco de amor,  arroparlos con mi cariño ponerle vestidos nuevos, mas duermen hadas y duendes y se esfuman entre mis sentidos rebeldes. 
Y me cuesta despejar me atropella el sueño, me pesan los parpados, pero ya silva la cafetera en la cocina de mi hogar.  Me llama, me avisa que tengo el café hecho, ¡Ummm, que aroma me llega! Es la chispa que enciende mi mente mi vida, ya no sé si bailo, sueño o vuelo con mi taza de café en la mano.
Me llega al recuerdo una noche en aquel salón de baile donde sonaba la violetera, un vals añejo que con él, dos miradas se acoplaron poniendo mi buen juicio en juego…  Son cosas que llegan y luego se van, sin más importancia qué, la que uno quiera darle.

Marina Filgueira.

Un puñado de besos para los amantes de las cosas sencillas.   Mil gracias por vuestra huella.

domingo, 16 de diciembre de 2018

FELICES FIESTAS.


¡Hola, mis estimados amigos!  
Os deseo a todos vosotros y al mundo entero, unas felices fiestas navideñas y un 2019 colmado de salud, paz y autentica felicidad.  Creo que no se necesitan grandes cosas para ser felices si sabemos ver con los ojos del corazón, lo simple. Sólo se necesita un buen puñado de amor de todos los colores para tener y para dar, seamos solidarios entonces. No solo por ser tiempo de Navidad, puesto que todos los días de la vida son importantes.

Somos muchos los que celebramos el Nacimiento de Jesús de Nazaret, sin duda unos con más ilusión que otros, pues quizás habrá quien no celebre nada por tener su corazón roto. Por eso siento inmensa tristeza y pocas ganas de celebraciones.
Es tiempo de reflexión y de esperanza a la que uno se agarra con fuerza deseando que este mundo cambie.
Que se callen las bombas y se extingan las guerras y toda clase de violencia. Que los hombres se entiendan y que llegue la paz a este planeta.
Que el amor y el respeto, crezca en el corazón del hombre y ame lo más sagrado, su mujer sus hijos sus padres y al prójimo como a uno mismo.  
Que nunca más sepamos de ningún maltrato ni físico ni moral. 
A veces el deseo de uno mismo, hace que un sueño se realice.  


La vida me sigue enseñando, que un abrazo tiene más importancia que el pecado de no darlo, que una sonrisa pone punto a un mal momento y hace que lleguen otros mejores.  
La vida me sigue enseñando, que los amigos no son aquellos que llegan antes, sino esos otros que llegan para quedarse.  
La vida me sigue enseñando y yo aprendiendo aún a mis años, que para entender a los demás no hace falta tolerancia sino conocimiento, un abrazo, una sonrisa, un te quiero, un te amo.  Esto sana el alma ¡amigos! y ayuda a no enfermarnos.

¡La vida te enseña
que ni todo es llano, ni tampoco negro!
Que sigas sembrando la buena semilla
será tu cosecha.
Despertando los días con un fiel te amo
nacerán anhelos en el alma limpia   


La vida te enseña
que sigas soñando con todo lo bueno
y que nada empañe tu canto, tu risa
tu rica cadencia.
Logramos la dicha con todo lo bello
mientras sueñe el alma con la poesía.



¡La vida te enseña
que ese breve instante puede ser eterno!
Que también lo simple ya tiene su encanto
divina grandeza.
Todo va fluyendo con dulce armonía
en halos visibles de besos alados.


La vida te enseña
a marcar sus páginas en tu recuerdo
y tejer poemas que colmen espacios,
mas queda tu huella
eterna palabra que canta, que brilla
y brinca contenta detrás de los sueños.


 


   

 







Mil gracias a todos los que habéis navegado todo este tiempo al lado de mi barca compartiendo remos, empujándola un poquito más cada día. Gracias estar por Ser. Os quiero a todos los que me seguís y los que no también: mil gracias sos geniales. 
Y con mi corazón en la mano, os deseo abundancia de todo lo bueno, mil bendiciones y que entre la auténtica felicidad en vuetros hogares.


Marina Filgueira.