domingo, 25 de septiembre de 2022

HUÍA LA TARDE.


Esa tarde de verano, en la playa atardecía, era una linda estampa relajante llena de paz y armonía al mismo tiempo la nostálgica aparecía puesto que se iba un día de bonitos momentos instantes que no se repiten, podremos hacer algo parecido, pero nunca se pisa la misma huella.  La ensenada dormía, la barca descansaba en su orilla, en su memoria guarda el rugir de las olas cruzadas y los golpes del viento azotando su espalda y sueña con el pescador del amor y de la vida.


Huía la tarde calma,
de nuevo la nostalgia aparecía:
la memoria del alma
una llama encendía,
plateada, el instante detenía.

La noche embelesada,
expandía su claro en las orillas:
de la ría azulada,
vedado de flotillas,
dormían olvidando pesadillas.

Es el último claro
de la tarde, en el tiempo detenida:
un sendero sin faro
un paseo escondida,
donde me confieso al amor unida.

Huía la tarde airosa,
en la ribera, una estrella encendida,
amante luminosa,
navega decidida
por el mar del cielo, su senda fluida.

Y la cálida brisa,
en el fresco regazo, de las horas
anulando la prisa,
naciendo las auroras,
largo remanso, caricias sonoras.

Huía la tarde calma,
la noche ponía su bello manto:
coronando mi karma,
dormida me levanto,
donde la armonía pone su encanto.

 


Mis estimados amig@s, aquí os dejo mi inmensa gratitud por vuestra hulla pues sin ella mi blog ya no existiría hace ya mucho tiempo, sois la sal y pienta de mis umildes letras, deseo que os gusten, Gracias.  Que la vida os de siempre un motivo para sonreir.

 25-9-2022. Marina Filgueira García.





 




 

domingo, 28 de agosto de 2022

EL PUENTE.


Llegó la tarde al puente de la vida, voy alcanzando la meta y atrás queda un largo recorrido de pasos dados de pasos sentidos y confiados. Y sueña, sueña la calma de la tarde en mi regazo sosegado y lleno de espigas.

Y la tarde extiende su manto acariciando ilusiones y fantasías de otro tiempo... Cuándo en mi corazón brincaban mis latidos.  Sueña la tarde con añoranza, en el puente del amor mientras camino de la mano que despide al día.

¡Oh puente! Testigo de náufragos, amante del sol, lecho de luna y de estrellas, de amores y desamores, de claros y oscuros, de encuentros y desencuentros, de inquietudes y paciencia, de algún corazón roto, de pasos cansados, de miradas perdidas que no vio la luna por culpa de la niebla. Lágrimas que formaron riachuelos, duros inviernos y nuevas primaveras, sueños, sueños que marcharon y otros que empiezan. !Oh puente¡ Tránsito de rosas y violetas que perdieron su encanto en la larga travesía, silencios, silencios y palabras robadas, el viento las cargó sobre sus alas. !Oh, puente¡ Mi latido se mueve entre la inocencia de las mariposas que revolotean en las barandillas de tu espalda: sigue soñando la niña... También debo hablarte de ternuras de besos oportunos de abrazos que curan el alma, de momentos únicos, de poemas de otro tiempo más alado, pero con menos experiencia. Gracias vida, por haber llegado con mi santa quietud y poder subir los últimos peldaños.

Un último rayo de sol acaricia la mirada los sentires los viejos suspiros que salen del corazón y del alma envueltos en el remanso de la tarde que se escapa de mis manos hacia otros horizontes donde los sueños encuentran su magia.  

Establecer puentes es un gozo emocional lo cual nos sirve para acercar nuestras letras nuestros sentimientos a otras ventanas que están al otro lado en otros lugares, en otros países en otras ciudades, para todo@s van mis bendiciones.

Ha sido un placer cruzar el largo puente de la distancia y aprender con vosotros, compartiendo lo mejor que sabemos, emociones- pensamientos en nuestras letras.

Bendecidos sean los puentes sin prejuicios, acortan largas distancias sin importar dogmas o estatus social, solo importan las personas con gran corazón almas buenas que proponen construir puentes y derribar barreras. 

Liras, 

El puente de la vida,
derriba murallas de gran maleza:
escarcha detenida,
bendita la grandeza
humana, limpia y sana la impureza.

Llegó la tarde calma,
y segura de la noche que empieza:
pasa ligera el alma,
madura de proeza
y muestra su broche con gran certeza.


Llegaron las heladas,
se fue el brillo de la mágica flor:
acudieron las hadas,
con su vivo esplandor
y su bruñido mensaje de amor.

Aparece el deshielo,
y todo se lo lleva la corriente:
alza el ave otro vuelo.
Y  su huella en el puente,
deja que pase el tiempo libremente.

Mientras el amor cante,
y la luz del cielo brille de frente,
como lindo diamante,
cual lucero silente
livera mi desvelo, nuevamente.

28- 8-2020.

Besos a puñados para los amantes de las cosas sencilla. 

Mis estimados amig@s, después de un largo tiempo he decidido dar unos cuantos pasos más por el puente de la vida para llegar a vuestras ventanas y saber que todo está bien en vuestras vidas, gracias siempre por estar ahí, gracias a todos los que os habéis preocupado por mi salud, tanto en el blog como en privado.
Iré poco a poco visitándoos, perdón a todos los que no he podido llegar en su momento, ha sido contrario a mi voluntad.
Un abrazo largo colmado de gratitud y bendiciones.