miércoles, 15 de diciembre de 2021

EL PESCADOR

¡Salió la estrella dorada
el cielo resplandecía!
y gloriosa amanecía,
la mañana iluminada.
 

una luz a los pastores
le mostraba los caminos
anhelantes peregrinos,
altruistas y soñadores.
 

Marchaban hacia Belén,
con una manta de armiño,
para dar calor al niño
que nada tenía el recién.

Cantaron Verbo Encarnado,
en un pesebre yacía
gloriosamente dormía
el rey de reyes, dotado.

¡Un ejemplo de modelo!
En un mundo de injusticia
de soberbia, de avaricia,
para ser su gran desvelo.

Jesús el gran sembrador
sembró las buenas semillas
en nuestras mismas orillas,
nació una fuente de amor.

Desde la altura nos guía
nos da la eterna templanza
nos despierta cada día
con la luz de la esperanza,

El lucero turbador
que resplandece en el cielo,
fiel amor dulce consuelo
es Jesús el pescador.

¡Esta noche no alumbran mucho las estrellas, campa a sus anchas la desolación por el mundo, me duele el corazón. Es que nací de sangre pobre, nací frágil, esto lo dejo para otra ocasión... si la hay.

REFLEXIÓN, 

Todos nacemos con una estrella, a unos le alumbra muchos más que a otros, a Jesús lo llevó al martirio del Calvario; desgraciadamente media humanidad pasa por otro tanto y más!!! A lo largo de muchos siglos siguió habiendo terroríficos castigos contra la humanidad inocente. Y seguimos arrastrando sobre nuestros hombros el peso de la Cruz que llevó Jesús. Y a través de los tiempos sigue, sigue esa media humanidad sin justicia sin amor, sin solidaridad sin entendimiento sin caridad sin sonrisas, sin esperanzas. Sin rumbo vagan con sus endebles espaldas y las mochilas vacías bajo las sombras de la inquietud recogiendo lo que otros tiran.  Nos toca vivir un mundo materialista, egoísta y avaricioso. Y me duele el alma y mi corazón se fatiga.

Hay suficiente en el mundo para satisfacer las necesidades de todos, pero no para satisfacer su avaricia

(Mahatma Gandhi)

¡Vivimos un mundo de guerras sin sentido! De crueles malos tratos, crímenes que causan inmenso dolor y tristeza, un mundo de locos desalmados que siembran vacíos, desolación y soledad impuesta en el alma, manipuladores sin escrúpulos.

Y dos letras para nuestro Planeta Tierra. Cierto es: que es nuestra madre, es nuestra senda que a diario caminamos, es viento es agua serena y pura, es bosque pulmón que sostiene la vida del cual respiramos. Y si la cuidamos permitirá mucha prosperidad a los que vienen detrás, nuestros nietos biznietos y tataranietos.

Que 2022 nos de la suficiente inteligencia para hacer las cosas bien y todos los seres humanos tengan las mismas oportunidades.

Que los Poderosos Gobernantes sean más escrupulosos y dejen de manejarnos a su antojo. No somos hormigas aprovechando las migas que a ellos le sobran.

Felices fiestas al mundo entero, creyente y no creyentes, blancos y negros, gordos y flacos, altos y bajos, sin distinción de ideales, religión o política. 

Abrazos y bendiciones, sean muy, muy felices. Hasta febrero marzo...


Mi inmenso agradecimiento por acompañarme todo este año que se ha hecho más llevadero, gracias a todos vosotros, que todos vuestros sueños sean realizados que siempre os sonría la vida y que Navidad sea todos los días del año. 

Que tengáis una buena despedida de año, y mucha prosperidad, salud paz y mucho amor en 2022.

Un puñado de besos para los amantes de lo sencillo, mi inmensa gratitud por vuestra huella muy importante para mí. 

 Marina Filgueira García.

Pontevedra 15-12-2021.