domingo, 15 de noviembre de 2020

LA BUGANVILLA

La buganvilla
bella como ninguna, 
cae rendida.
          ***
En mi jardín
luce con esplendor,
su color fucsia,
       ***
hermosa y tierna,
vibra con los reflejos 
de las estrellas.
***
Y con el sol,
brillan todas sus flores
son un primor.

***

Enredadera
que acaricia mis haikus,
 mi vida alegra.

 

Emigran las golondrinas...
¡Volverán en primavera!
Como luz que reverbera
en las horas vespertinas.
Alegres y cantarinas
llegarán a mi granero
harán su nido alfarero,
idilio de sus amores
tálamo de mil fulgores,
Y calorcillo marcero.




 

Mis estimados amigos/as, deseo con el alma en la mano que todo esté bien en vuestras vidas, que esta pandemia que nos acecha sin parar, no os haya tocado de cerca. yo voy tirando con los a chaques propios de la edad, con la moral baja por mis dolencias y por todo lo que está pasando, pero sin perder la esperanza mirando al cielo y orando.

Por un soplo de aire fresco que limpie nuestros caminos, poder andar libremente sin miedos nuestro invierno aunque haga frío, tendremos nuestros abrazos nuestro amor nuestro cariño para liberar nuestro destino.

Ahora prisionero de algo desconocido… mas encontraremos la llave y abriremos la puerta a un mundo nuevo a un mundo digno. No perdamos la esperanza, amigas/os.

 
Hoy mi desnuda mirada
estrena nuevo vestido,
con esperanza medido
para la nueva alborada.
En mi montaña gastada...
A donde llegan rumores
soplos de calma, temores...
Dudas en el corazón
y palpita la ilusión,
mientras llegan esplendores.


Gracias mil gracias por vuestros comentarios y vuestro cariño, sois los remos de esta barca aunque cansada, sigue tirando un poquito más.  

Un puñado de besos para los amantes de las cosas sencillas.