viernes, 13 de enero de 2023

Se va el pensamiento...

Se va el pensamiento a otro lejano tiempo y vuelve, vuelve en un vuelo fugaz como el ave fenis queriendo renacer de sus cenizas, pero no hay nada nuvo, estaba la casa de piedra estartalada por el paso del tiempo. No estaba mi viejo roble, un aire leve de los pinos me saludó con su contento me hizo revivir otro momento que me dejó soñando.  

 

En este cálido enero,
que sereno se pasea,
y con el viento jadea
por su dorado sendero.
Suspirando por febrero,
que ya cercano enarbola,
presiente su carambola,
no tiene voz ni figura,
mas sabe de su bravura,
y se enciende su farola.

Estrena el primer paseo,
entre el aire de los pinos,
con sus aromas divinos,
en un constante fraseo.
Colmaron su gran deseo.
sigue la ruta indicada
con la farola ensoñada,
buscando la madreselva,
que su corazón envuelva,
entre gasas de almohada. 

 

Estimados amigos estrenamos un nuevo año, ojalá que algo cambie en este mundo sin paz, sin amor. Creo que todos deseamos lo mismo, que los gobernantes tomen conciencia de las necesidades de la humanidad. Que terminen las guerras el hambre y la terrible violencia que sufren miles de personas.

Nada me es ajeno y sufre mi corazón como si algo mío fuera.

besos a puñados para los amantes de lo sencillo, gracias mil por vuestra huella sos geniales.

Marina Filgueira García. 

Lérez Pontevedra.

13-1-223