lunes, 13 de octubre de 2008

Un canto a Cangas.

Cangas, he de decirte un piropo
pero no... no sé como empezar,
mi corazón latiendo como loco,
por verte lujuriosa y señorial.
tu paisaje que yo tanto adoro,
se enamora el viajero al pasar.

Situada entre laderas del monte
miras al horizonte al despertar,
eres cómo un paraíso anclado
en un pequeño puerto de mar.

Aquí en la punta de rodeira,
este rincon de belleza singular,
donde se llena de frecura la vida
y da al corazón una imensa paz.

Asoma el suave sol de la tarde,
aquí entre monte pinos y mar
una rafaga fresquita de aire,
con olor a resina y a sal.

Las gaviotas lanzan sus trinos
sobrevuelan la playa y el mar
sabias voladoras de abismos.

Al caer el día es para soñar
mirar la hemosa puesta de sol
ese ondear de las dulces olas
el vaivén de los barcos al pasar.

No podría dormir ésta noche,
sin salir a verte una vez más
eres como un cielo de estrellas
que se miran y mecen en el mar.

2 comentarios:

  1. Intento encontrarla el ritmo e este canto.
    pero soy tan malo cantando que solo leo y encuentro un poema tan hermoso como lo es esa villa.

    besos,bicos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gacias Felito D´Lira por tu vsita por tu gracia y por tus palabras. Intenta cantar seguro que lo haces muy bien. Besitos.

    ResponderEliminar