viernes, 5 de junio de 2009

UN NIDO DE AMOR.

Caminando en la vereda
esta tarde de verano                      1
el olor a madre selva
me hace volar al pasado.

Voy recordado aquel nido
lleno de amor y encanto
y me llega la cadencia           2
de aquel ayer ensoñado.  

Nos miramos a los ojos
nos cogimos nuestras manos,
eran mágicos momentos               3
de nuestro amor sin pecado.

Fueron hermosos instantes
de sueños fieles gozamos
y meciéndonos envueltos                   4
en los eternos abrazos.

Por singulares caminos
unidos con nuestra manos
en medio de los helechos                5
con los pájaros cantando.

¡Fueron momentos tan bellos
a la sombra de aquel árbol!
que recuerdos me devuelven          6
aquellos hermosos años.

¡Y pasó corriendo el tiempo
 aunque me parece largo!... 
sin la pasión que vibraban            7
dos corazones alados.

Me faltan los resplandores
de las tardes en el campo
de sus besos mensajeros                   8
que en mí quedaron sellados.

No me quedan fantasías
sienten soledad mis brazos
los luceros de la noche                   9
saben de mi desamparo.

A paso lento los días...
un sol que no quema tanto
que enrriquece la pradera,          10
mas las semillas brotando.

4-6-209.  Marina Filguira.

4 comentarios:

  1. Hola Marina:
    As veces costa traballo rompe-lo silencio e a intimidade poética. Ese silencio que gozas estos días na túa "casiña", máis vou face-lo con coidado, de vagariño, cunha estrofa do poema que lle dediquei a Cani, unha pintora e querida amiga, que nos deixou fai anos, en plena xuventude:

    "Este poema que ía ser un berro pola vida,/ é un salaio interno e desgarrado,/ para que esteas ao cabo/ nos museos do pobo. Connosco na vida./ Para que vivas por riba das miserias,/ sexas luceiro e colorido na negrura:/ Aloumiño no intre das penas longas./ Neste mundo, unha pincelada de cordura..."

    Un aperta agarimosa. Pacodíaz.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, lo que quiero, es ver tu sonrisa y saber que esos bonitos ojos brillan. No, no te quiero ver triste,Marina. Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Francisco, moitas gracias polas túas agarimosas palabras, e un pracer verte por este recuncho. E moi fermoso este poema que me déixache. Pena de Cani, que aínda non comezara a vivir cando se foi. Sentimos moita dor cando un amigo se vai, pero se é en plena xuventude a tristura e maior. Gracias de novo e volve cando gustes. Un bico desde o outro lado do lérez. Marina.

    ResponderEliminar
  4. Tersat, cariño, no estoy triste, son hermosos recuerdos que tienen que salir para que vean la luz del día. Gracias de todo corazón por tu visita. Besitosssss.

    ResponderEliminar