miércoles, 29 de octubre de 2008

Senderismo



Hace quince o veinte días aproximadamente, he pasado el día fuera de casa, con un par de amigas y unas primos/as, hemos ido a ver unos molinos que hay a pié río, donde hay un camino de senderismo, que pateamos todos, es un río precioso el agua cae en cascadas cristalina sobre las rocas y en su danza murmullína canta ríe y lanza un suspiro que da al alma un sosiego intimo.

En medio de la gran espesura de bosque donde solo se oye el cantar de los pájaros y el murmullo del agua; un rincón para soñar despierta y escribir unas paginas en blanco.

Pero no estábamos solos, allá al fondo en una explanada rodeada por el río, una gran multitud de gente de padres con sus hijos... Comían y cantaban alegres, era San Breixo y se celebraba una gran fiesta religiosa y gastronomita, como en tantos otros lugares de nuestra tierra. Así pasé un día más de mi vida. ¡Que alegre es nuestra Galicia! 

y que bien se come. Tiene rincones de ensueño y el que la visita vuelv
                  

Haikus

¡Malditas horas!...
que me roban el tiempo
sin detenerse.




Son un tormento,
¡Hacen como las cabras!
corren en celo.


Por la vereda,
se pasea el cordero 
tras las ovejas...


Marina Filgueira. 29-10-208.
 








                             



        

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario