viernes, 5 de junio de 2009

UN NIDO DE AMOR.

Caminando en la vereda,
en esta tarde de verano,
ese olor a madre selva,
me hizo volar al pasado.

He recordado aquel nido,
lleno de amor y encanto,
y, aquel singular camino,
ala sombra de aquel árbol.

Allí, nos miramos a los ojos,
nos cogimos nuestras manos,
envueltos en nuestro amor,
sin secreto y sin pecado.
Nos besamos y abrazamos,
y, fue el paraíso soñado.

Aquel amor tan profundo,
lleno de ternura y pasión,
de felicidad y dulzura
ha hecho vibrar mi corazón.

Ahora van pasando los años,
y mi ilusión no termina
de aquel pasado sin retorno,
que aun dentro de mí suspira.

Aunque el resplandor se pierda,
aunque el sol ya no brille tanto,
aunque tu ya no estés a mi lado,
seguiré amándote hasta que muera.

Tú eres mi barco, mi agua mi vela,
eres mi faro que guía y alienta,
donde navega todo mi amor,
donde navega mi vida serena.

Pena de tenerte en la distancia,
¡Aunque te siento muy cerca!
Y te lleva mi corazón,
allí, donde quiera que yo vaya .

Besos a quien guste leerme.

4 comentarios:

  1. Hola Marina:
    As veces costa traballo rompe-lo silencio e a intimidade poética. Ese silencio que gozas estos días na túa "casiña", máis vou face-lo con coidado, de vagariño, cunha estrofa do poema que lle dediquei a Cani, unha pintora e querida amiga, que nos deixou fai anos, en plena xuventude:

    "Este poema que ía ser un berro pola vida,/ é un salaio interno e desgarrado,/ para que esteas ao cabo/ nos museos do pobo. Connosco na vida./ Para que vivas por riba das miserias,/ sexas luceiro e colorido na negrura:/ Aloumiño no intre das penas longas./ Neste mundo, unha pincelada de cordura..."

    Un aperta agarimosa. Pacodíaz.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, lo que quiero, es ver tu sonrisa y saber que esos bonitos ojos brillan. No, no te quiero ver triste,Marina. Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Francisco, moitas gracias polas túas agarimosas palabras, e un pracer verte por este recuncho. E moi fermoso este poema que me déixache. Pena de Cani, que aínda non comezara a vivir cando se foi. Sentimos moita dor cando un amigo se vai, pero se é en plena xuventude a tristura e maior. Gracias de novo e volve cando gustes. Un bico desde o outro lado do lérez. Marina.

    ResponderEliminar
  4. Tersat, cariño, no estoy triste, son hermosos recuerdos que tienen que salir para que vean la luz del día. Gracias de todo corazón por tu visita. Besitosssss.

    ResponderEliminar