lunes, 15 de diciembre de 2008

Meditación en el campo.

Callad lluvias y vientos: ¡Callad!
Callad arbustos de soto,
¡No veis que quiero silencio!
Callad rosas y magnolios: ¡Callad!
Toda la calma es poco
para escuchar lo que quiero.

Habla Jesús que mi mente escucha,
en esta baja tarde de mi soledad,
acércate a mi alma desnuda
¿mira si mi agravio puedes perdonar?

Estando aturdida y confusa,
en ésta vida de tanto desvarío,
el alma desalentada y adusta,
huyendo del mundanal ruido.
velarse ya, la tarde quería,
un rayo de sol refleja mi cara,
es la luz que ilumina la vida,
el calor que derrite la escarcha.

Pues si son las palabras diversas
porque diversa es la humanidad,
será la plegaria en otras lenguas,
pero un solo amor, un solo Dios,
en un solo camino de amistad,
para abrazarnos las almas buenas.

Son las estrellas que brillan,
en ésta noche clara y serena,
la luna en la lejanía,
irradian el alma despierta.


No lloréis rosas y plantas: ¡No lloréis!
¡No veis que cantan los pájaros¡
Aunque el viento os azote: ¡No lloréis!
también mis ojos no lloran,
ya mis penas se van alejando
y mi corazón ya no sangra.
En adelante no diré todo lo que pienso,
pero si pensaré muy bien lo que diga.


14 de diciembre de 2003.
Marina Filgueira García.

2 comentarios:

  1. te voy a ser sincero.
    tienes unos poemas muy buenos pero la plantilla elejida para tu blog no es muy buena,
    te envio una pagina donde podras bajarte plantillas a tu estilo.

    http://blogsmadeinspain.blogspot.com/search/label/plantillas?max-results=20

    suerte y muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Felito, por tu opinión y por pasar por mi blog, el tuyo es precioso tienes unas poesías que hablan de amor y que son preciosas, yo paso a veces pues me gusta leer lo que escribes. Un beso y felces fiestas
    en compañía de tu familia y amigos.

    ResponderEliminar