jueves, 12 de marzo de 2009

MELANCOLÍA.

Nace otra vez la mañana de un día más de marzo frío y tristón de lluvia menuda que cae y empaña los sueños del alma y cala los huesos.
Y las horas se hacen largas en esa espera de inspiración que no llega. 
Y mis palabra se llenan de silencios, callan no avanzan, queriendo yo que volasen libres como las aves. 

Que cantasen como cantan los grillos, que sus delirios derraman en sus cuevas crepusculares.
 
Y sigue la tarde brumosa dormida en su cadencia pasmosa de llovizna menuda que no despeja y las palabras mudas se quedan; que haré yo entonces, abro la puerta y entra la voz del silencio que envuelve mis palabras en risas sonidos y aliento, cojo mi pluma y tomo asiento y aquí dejo lo que siento.
¡No! No va naufragar el barco, aunque la tempestad lo sacuda porque lleva buenos remos la vela en la altura, el capitán bien atento en ésta su andadura para anclar en el tiempo y quedarse para nunca más sentir el atropello del viento ni de la lluvia.



Yo quisiera deshacerme
de mi fiel melancolía
que me coge de la mano
a ella me lleva prendida.

Es como nieve en mis sienes
la cabeza se me enfría
y todo se va nublando
al final de cada día.

Y quiero poner remedio
al huracán de cenizas
que mis ojos van cegando
y va anulando mi vida. 

Quiero poner al silencio
la voz de la cercanía
y que me venga cantando
de Chopin, una sinfonía.

Todo acabará poniendo
en el alma una caricia,
para seguir caminando
con amor, con alegría.

¡Porque la vida tiene eso!...
Pasión bellezas y risas
y me llegan por los aires
para curar mis heridas.

Y tengo bellos momentos
de plenitud infinita
y mis sueños van llegando
mis anhelos se culminan.

A puerto llega mi barca
para quedarse tranquila 
reposando por un tiempo
en las aguas de la vida.



  

12-3-2009.   Marina Fielgueira. Besos a puñados para quien guste leerme.

5 comentarios:

  1. ¡Bravo! muy bien, Marina, me ha gustado, mucho, mucho.
    Creo que, tus vacaciones, te vinieron estupendamente
    Puede que "el corsé" se quedase nadando en el agua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No puse mi nombre, soy tersat, torpe que anda una.

    ResponderEliminar
  3. Navega, navega Marina, que tu nombre ya huele a brea y mar.¡ Claro que tu barco es seguro !. El silencio suena a caracolas y la tempestad sólo te mece. Suelta el lastre del dolor o de la pena y déjate arrullar por la nostalgia,que no estorba recordar lo bien vivido.
    Hoy me han gustado especialmente tus palabras. Me hago eco de Tersat...Bravo, bravo...y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay Tersat, que gusto que entres en este rincón de mi casa,
    como dicessss? Torpe que es una? Con torpes como tú me quiero encontrarme siempre.
    Gracias por tu visita… son tan graciosas tus palabras, que siempre me hacen reír un poquito, vuelve cuando quieras. Un beso. Marina

    ResponderEliminar
  5. Hola Cauchil, tus palbras son como una melodía
    que llega hasta mis ojos, mis oídos y a mi alma. Que bonito escribes! es un deleite leerte. Gracias por tu visita a mi casa de campo siempre será un placer recibirte. Un beso
    Marina.

    ResponderEliminar