jueves, 25 de septiembre de 2008

La soledad...

Que difícil e injusta es muchas veces la vida, a mí me gusta estar sola cuando lo quiero estar! Pero en algunas ocasiones necesito la compañía de alguien... una amiga/go, porque no! Para poder simplemente hablar abiertamente con sinceridad y respeto. 
Desnudar el alma que tatas y tantas veces se necesita,
la soledad también es hermosa cuando es elegida, pero no es ta bonita cuando es impuesta. 
Me gustan las personas que hablen, pero también son muy importantes esas otras que saben escuchar.   
En mi humilde opinión, la conversación debe ser fluida y con calidad, no importa lo poco, si no lo hermoso que sea el diálogo de lo que conlleven las palabras de nuestro interlocutor. No soy la más indicada para dar consejos de ésta índole, pero es lo que siento.

Me aburren a los vozarrones que hablan, hablan sin saber escuchar y me parece un punto muy importante en la vida, precisamente saber escuchar. Gracias.


Estoy sola bajo el manto de la noche con un hilo de brillo y de ternura, estoy sola en la nada en la duda en un eterno silencio que me confunde;
quizás un dulce amanecer ponga su broche con un mirlo azul que recoja mi corazón roto, ni hatío.

Estoy sola y me recreo en la memoria que guarda los bellos momentos del pasado, estoy sola con el alma desnuda soñando con los espinos de un cardo, meditando dando vueltas como la noria.

Estoy sola riéndome de mis percances de mis temores de mis tropiezos y caídas, estoy sola y no tengo envidia de nada ni de nadie. Salgo cuando quiero y llego cuando cuadra. 

Estoy sola y te brindo una sonrisa para regales al que no la tuvo nunca. Estoy sola, pero hay rayos de luz
que reflejan el agua azul de mi orilla.

La soledad escogida
es sólo de fuertes almas
nos hace grandes y libres
y todas las penas callan.


Es libertad infinita
compañera de la calma
ella siempre está visible
nos da la mano, nos habla.

No sé cómo definirla
me tira de las palabras
hace todo lo imposible
para que pueda amarla.


Es la sombra distinguida
amiga fiel que nos ama
a veces también nos riñe,
mas otras veces nos canta. 

Es la soledad tranquila,
que nos quiere y acompaña
hace que los rotos brillen
para no sentir nostalgia.

Ella llega a nuestras vidas
cuando la tarde se apaga
cuando los polluelos vuelan
y queda sola la casa.

¡Ay, mi soledad bendita
cuanto amor nos regalamos!
Nuestros secretos ocultos
que en el alma nos guardamos.



25-10-2008.  Marina Filgueira.

besos a puñados para quien guste de lo sencillo.

Ser muy feliz.








 






2 comentarios:

  1. La soledad es preciosa siempre y cuando se sepa apreciar.
    un precioso poema para la soledad,
    Cuanto envidio esa soledad bajo las estrellas tumbado sobre un manto de flores con el canto de los grillos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mucho mejor acompañado que solo!
    Bajo las estrellas en una noche soñada de amor y serena.

    ResponderEliminar