lunes, 17 de marzo de 2008

Está la mañana lluviosa, lloran las nubes gotas amargas
lloran como el alma llora, mi corazón se desangra de tristeza de astío y con mi estrella apagada, hay de mi que no vivo.

Quisiera nacer de nuevo, volver a tropezarme con tigo,
vivir de nuevo un romance, quererte como te he querido.

A tu lado, ver el atardecer lleno de aquel amor fluido,
mirando el sol ocultarse detrás del árbol amigo.

La luz moteaba las sombras de verde y oro y ¿los sonidos?
Llegaban del bosque tranquilo, el amor al abrigo del viento
sin ningún miedo al equivoco sobre el rugir de las hojas que expandía nuestro árbol amido .

Como tantas y tantas veces hoy me puse a recordar... Y parece que ha sido ayer; ¡mas ha pasado tanto tiempo! que ya no hay
vuelta atrás y comienzo a envejecer.

Quisiera ser yo paloma que en el tiempo volara, en un atardecer cualquiera, en aquel lugar se posara.
Esperar con ansia su amor como antaño en mi ventana
andar los mismos caminos soñar sobre la hierva y zarzas y ser felices como hemos sido.

Besos para quien me lea.

17-3-2008.  Marina.

4 comentarios:

  1. Yo te leo.

    Y quiero animarte.

    Siempre la felicidad habrá de darnos otra oportunidad.

    Eso espero y te deseo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ernesto es un placer recibirte en está mi casa de campo, donde deseo que te sientas a gusto y que respires aire fresquito. Quiero decirte que hay entradas más recientes que también hay poesía… si te parece pincha en enero, febrero y marzo, puede que te guste. Gracias. Un beso Marina.

    ResponderEliminar
  3. Es un don poco común el poder expresar sentimientos de esta forma y que abarcan los de infinidad de personas, enhorabuena.

    David (Sheila)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los dos Sheila y David: sois como el cielo azul lleno de estrellas brillando, me siento feliz por saber que visitáis ésta parcelita personal. Besitos para vosotros. Volved cuando gustéis.

    ResponderEliminar