lunes, 26 de abril de 2010

18 DE ABRIL EN MARCHA LA PRIMAVERA

De nuevo me asomo a esta ventana- abierta al mundo: porque siento la necesidad de escribir para sentir que estoy viva, comunicándome con todos vosotros- los que de buena voluntad, entráis en este sencillo espacio… en este pedacito de tierra gallega- que yo tanto amo y plasmo todos- o casi todos mis sentires… Hoy es un domingo más- de abril con la primavera en marcha: Un día de sol resplandeciente haciendo vibrar la blancura inmaculada de las flores en los cerezos y… ¿cómo no?... también vibran los sentidos y los sueños.
Al fondo se ve el cauce que desenboca en el Lérez.
Una vez más, he comido en la casa- en que nací… GEVE. Allí donde germina la nostalgia que llega a mí, como suspiros en el aire... como golondrinas que vuelan sin detenerse. Evocaciones maravillosas y, ¡Otras no tanto! Que al instante- se hacen presentes. Es éste, un lugar donde se relaja el estrés y el alma, recobra la energía anidada.
Pura y Manolo- su marido, que son dos amorcitos- y además los dueños de la casa, tienen cuatro hijos, un chico y tres chicas, casados tres, y la más chica, estudia Derecho- en Santiago de Compostela, además de ser guapísima por fuera y- por dentro ¡Que es lo que perdura! Pura, es amante de la buena cocina- como bien he dicho ya en otra ocasión… pues preparó un caldoso y delicioso arroz de mariscos, que fue un placer saborearlo… y pollo criado en su huerta: estofado,que no tengo palabras para expresar lo riquísimo que estaba.
Hemos dado una vuelta por toda la finca… llena de frutales, los cerezos florecidos, los manzanos, los ciruelos, los perales, los naranjos aunque pequeños ya comienzan a florecer. También mi viejo amigo y bravo naranjo, se mantiene ahí como un roble- al ladito de la casa -lleno de naranjas y flor- expandiendo ese perfume inconfundible de azahar. También hay muchas plantas- arbustos de azalea- florecidos –hermosísimos, camelias, magnolios, gardenias- entre otras que no recuerdo su nombre.



¡Es curioso ver cómo todo empieza a crecer y brotar en esta época del año! En cuanto las temperaturas suben y desaparecen los últimos restos de invierno, sale a chorros la materia vegetal verde de la tierra. Es esta la estación más hermosa del año.
Mientras pura sacaba unas hierbas- de entre el ramaje de las patatas, verduras… lechugas… cebollas… que ella tiene plantadas allí en su jardín de ensueño… Yo me senté frete- a ella, en un banco de piedra que hay al pie de la casa: para cuando hace calor como hoy, tomar el fresco a la sombra de ésta. En un instante empecé a pensar y repasar mi andadura por la vida sobre éstos lares. Es curioso que al situarme en este lugar… viendo el valle, el bosque verdecido, los campos a labradío… no puedo prescindir de echar una mirada al pasado- con cariño y añoranza.

Empezando por mi infancia, donde he reído pero también llorado. No fue por aquel entonces de lo más feliz… por la pérdida de mi padre, el cual eche de menos toda mi vida. Llegó mi adolescencia que paso casi desapercibida- hasta mi juventud, con mis diecisiete- dieciocho años, cuando encontré el amor de mi vida. En este momento en mi cabeza- siento un cierto hormigueo de mariposas- levantando el vuelo sobre estos campos abiertos donde se mece la mirada y adormece la melancolía. Donde un día volaron mis sueños dorados, haciendo huir las inquietudes que me acechaban. A través de momentos de amor y pasión- inolvidables. Punto y parte...

A unos setenta metros, pasa el río y se oye el agua cantarina… acunando los sentidos… Éste es el cauce caudaloso- que desemboca en el Lérez. Y a cincuenta metros, pasa la carretera, que lleva a otros lugares hermosos que tiene nuestra Galicia. La casa situada en lo alto, de la ladera del monte… y allá al fondo el río- con sus pequeñas cascadas que en su murmullo parecen decirme, ¡No!... no te olvido.

Este es el Río Lérez.
En la tarde baja: me trajeron hasta el Lérez, me esperaban un par de amigas y… alguien más. Dimos un paseo por la isla de las esculturas, a par del río donde se respira el frescor de la arboleda- del agua limpia y serena con ese suave ondear- donde se recobra la calma… y los sueños vuelan como mariposas.

Besos a puñados para todos vosotros. Ser muy felices.

Yo salgo de viaje por unos días.

Acedo a mi paisaje, con el pensamiento 
a la bóveda bruja en que rebosa la quimera,
al ese valle de rocas que perfilan las colinas,
a esos ojos armiños qué, son igual que luceros 
al gesto de la brisa cálida que aparta las nubes,
quedando el cielo estrellado, despejado su velo,  
paraíso intimo, sagrado, que cobija la tristeza,
y yace el alma alegre, que reza… un  te quiero…
que solo quiere mirarte, y quererte tal como eras…
en xebre, hablarte, escucharte…conservar lo bello
atesorar un puente... de amistad, de convivencia:
quedarme con tu gesto,sin saber por que te siento.


Pero al fin quedarme... si, quedarme contigo, llevarte en en recuerdo:  
por siempre.
Ser del todo sincera y fiel a mis raíces, sabiendo que eres conmigo: 
y me quieres.  
Sin ningún simulacro para que no haya nunca,telones ni precipicios
¡Tu recuerdo es para mí, cómo un rayo de luz! amorosa cuando la sombra!...
me envuelve.    Gracias mi querida tierra , por ser así tierna y bella.





14 comentarios:

  1. Bueno Marina, desde luego tal como nos lo describes es un lugar paradisiaco…No me extrañaría que allí sea el lugar donde recargues las pilas para una temporadita. Tus amigos Pura y Manolo deben ser un tesoro. Espero que cuando vuelvas del viaje nos cuentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola- Flamenco Rojo: Pura y Manolo, son mis sobrinos, amigos y confidentes. Además de ser buena gente, son muy hospitalarios. Y sus hijos que son mis sobrinos- nietos, son unos tesoritos. El lugar es hermoso, pero yo soy mala fotógrafa y a demás... para ponerlas aquí, no me las apaño muy bien que digamos. Gracias Pepe, es un lujo tu presencia. Se feliz al lado de los tuyos. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra Marina que de nuevo te podamos leer, como bien dices "estoy viva".
    Hermoso día en tu tierra natal, donde la nostalgia y la morriña te embriaga de recuerdos que permanecen en tu corazón.
    Espero que la salud vaya por buen camino y repito me alegro un montón de leerte.

    Pásalo bien en ese viaje...¡Disfrútalo amiga!

    Un abrazo.

    Asun

    ResponderEliminar
  4. Hola Asun: Gracias por tus palabras... siempre de aliento. Mí- salud va bien, gracias de nuevo, te escribo así de prisa y corriendo, pues mañana tengo que madrugar y no quería irme sin contestar a tu escrito, que siempre es un placer tu visita. Un abrazo grande. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  5. Estoy paseando de tu mano por el Paraiso. Se escucha una musica como brisa suave mientras se percibe el bello aroma de las flores y frutos.
    Bendita primavera!!! Que nos regalas para nuestra alma.

    Un abrazo inmenso, querida Marina.

    ResponderEliminar
  6. Hola Cecy: Encantada de llevarte de mi mano por ésta tierra gallega- que hermana de la tuya. Sólo decirte gracias por tu agradable visita. Un abrazo y se muy feliz. ¡Hasta la vuelta!

    ResponderEliminar
  7. !Hola Marina¡ Las Raposeiras,que preciosidad que estampa, no me estraña que estees enamorada de ese lugar. Todo lo que acabo de leer me encanta, pero..... en la lectura me parecio ver una gran chispa de felicidad en tus ojos, cuando escribias esa poesia tan bonita.... se muy feliz Marina, te lo mereces y disfruta princesa, mil biquiños.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Marina! espero que toda vaya bien, pasé a saludarte y desearte unos buenos días.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ola Marina,
    De volta desa viaxe???
    Encantoume o teu post. Sobre todo o poema. Qué ben escribes Marina! Cómo eres capaz de transmitir os teus sentimentos, ainda que sempre deixandonos en "suspense" sobre algo que aniña ahí no fondo fondo e que presinto que te fai feliz. Pois, como tí sempre dís, SE FELIZ, MARINA. Que a primavera abra en tí todas a froles.
    Unha aperta moi forte.
    Por certo, rematei o Camiño.
    www.leriasdebea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Hola Tori- P: Es verdad, la Raposeiras es el sueño de mis sueños, cuanto más pasa la edad, más asoman los recuerdos. En cuanto a la chispa, solo es poesía- hacia una amistad sana. Un abrazo grande. Gracias por tu visita y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ave... Ya estoy de vuelta y contenta: Y también quiero desearte un buen día, en todos los días de tu vida. Gracias por tu interés, pues todo va bien. Te haré una visita en cuanto pueda. Besitooosss.

    ResponderEliminar
  12. Ola Bea: Xa estou de volta, e máis alegre do que marchei. As veces pensamos que... o imos pasar mal, e sen embargo pasámolo de marabilla. Saír da monotonía diaria, e coma un medicamento para a saúde. En canto poida, paso por atúa casa, para ver- o contido do fin do camiño, a Santiago Apóstolo. Un abrazo grande. Se feliz.

    ResponderEliminar
  13. Ciao Marina,
    tutta la natura festeggia la primavera:)) Spero che ritorna anche il sole da noi dopo tanti giorni grigi con la pioggia continua.
    Mi piace tanto leggerti e vedere le immagini della tua patria.
    Ti invio tanti bacie tempo sereno pieno di luce:))

    ResponderEliminar
  14. Hola Caterina: En primer lugar, Gracias por tu presencia en este humilde espacio. Lo cual me hace muy feliz- saber que tengo una amiga en Hungría, que no se olvida de las cosas sencillas. Es verdad que se festeja siempre el retornar a la casa o- a la tierra de donde una nació, sobre todo en la linda primavera, cuando todo está florecido. ¿Intuyo que me dices, te imaginas- que en mi patria está todo verde? Pues si, Galicia es de verdes paisajes. También la tuya, Hungría tiene lugares emblema-cos -de ensueño... aunque también conserva alguna huella, de la última Guerra Mundial. Te digo esto, porque estuve por ahí de viaje hace dos años. Gracias de nuevo por tus buenos deseos. Yo te deseo para ti lo mismo y mucho más. Un abrazo grande. Se feliz.

    ResponderEliminar