lunes, 9 de febrero de 2009

Un monologo. 8 de diciembre de 2004.

Tomo asiento y escribo amor.
escribiendo hablo con tigo,
aunque yo no pueda oír tu voz,
sé que estás ahí en algún sitio.

Estuve en Carballo en el balneario,
recorrí las mismas calles y parques,
donde paseamos juntos no hace tanto.
¡Miraba tu figura en todas partes!
Sentí, que a mi lado iban tus pasos.

Lo primero que he hecho al llegar,
fue hacer una visita al parque aquel,
estaba seco… triste nada es igual.
¡No estás tú!

Todo está marchito igual que alma mía
es otoño ya no florecen la plantas,
el agua del Río en una leve armonía,
transcurre escasa, paciente… callada.
¡No estás tú!

En torno a ésta pasiva tranquilidad,
el hilo de agua, con el declinar del sol,
pierde su hermosa espejada claridad.

Agriadas se extienden las sombras
de los árboles desnudos sin hojas
sobre las colina, crece el crepúsculo
que anuncia la llegada de la noche,
¡Y no estás tú!

Ya el río no canta ni los pájaros…
¡Revolotean!.
Como entonces…todo florecía era,
¡Primavera!
Nuestra vida serena sonreía.
¡Te echo tanto y tanto de menos!

Besos para quien me lea.

4 comentarios:

  1. Qué bien he recibido un beso por haberte leído.

    Marina, se te entiende perfectamente porque tú eres sentimiento sin doblez. Se podría decir un "sentimiento a chorros", con caudal. Este escrito derrama ternura y melancolía. La ausencia duele y pesa. Todo cambia en el paisaje cuando se ha recorrido en compañía y lo haces solo, nada es igual y tu lo dices bien, espero que con los años se haya mitigado el dolor, nunca te fallará su recuerdo. Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Cauchil, gracias por tus bonitas palabras y por entrar en ésta antesala de mi casa. ¡Bienvenida siempre! Mientras estoy escribiendo, hablo contigo y me sienta la mar de bien charlar con alguien La vida no es fácil para casi nadie, aunque siempre hay algunos privilegiados…uno aprende a vivir de los recuerdos hermosos, y las sombras o nubarrones trato de olvidarlos, aunque no siempre lo consigo. Gracias de nuevo y vuelve cuado lo desees será un placer. Besos a puñados.

    ResponderEliminar
  3. Nada nunca es igual; pero nos quedan los recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego Mc, yo trato de recrearme en ellos para seguir viiendo. Besitos.

    ResponderEliminar