domingo, 30 de noviembre de 2008

Nostalgia... y felicidad.

El haber escuchado hoy una sonata para violín y piano, es como una sabrosa infusión relajante, que da al alma un sosiego íntimo y además atrae a la magia de la memoria aquel recuerdo de un joven amigo en mi juventud. Tocaba el violín como los Ángeles, no fue famoso, no, pero yo al oírlo tocar me quedaba extasiada. Se marchó a los veinticinco años para Brasil, en busca de una vida mejor como tantos otros, en aquellos tiempos de miseria de posguerra. Así esta sonata me transporta al pasado, siento que todo aparece ante mis ojos… si los cierro me quedo allí y no falta nada, ni siquiera el sonido del viento en invierno, ni los olores de la primavera… ni el aroma de aquel bagazo hirviendo sacado de la pota, cuando se hacía el ¡aguardiente! Si si, los caminos erosionados por el mal tiempo, el espacio de los campos y praderas trabajados, siendo imprescindible para la supervivencia de los labriegos.
Bueno, un abrazo muy gallego desde Pontevedra, que é Boa Vila.

FELICIDAD PARA PODER VIVIR.

Hoy quiero hablar de la felicidad y el bienestar, que casi es lo mismo…cuando la persona es feliz, ya se siente bien. En esto tiene mucho que ver el amor, la ternura… son dos elementos básicos e imprescindibles para cualquier ser humano. Los infrecuentes e inesperados momentos en que la voz interior calla, uno se siente en comunión con el mundo… El efecto venéfico de un sueño placentero, la satisfacción de relacionarnos con familiares y amigos/as…una comida rica y bebida, en la mejor compañía… no nos fijaremos en la cantidad sino en la calidad, cómo en todos los aspectos de nuestra existencia. Debemos procurar nuestra calidad de vida.
Caminemos plácidos entre el ruido y las prisas, para poder encontrar la paz en el silencio. Estas son algunas frases de un gran escritor americano, Máx. E Hermann. Que considero más que acertadas. Por eso debemos estar en paz con Dios: aun cuando sea cualquiera tu idea de él, conserva la paz con tu alma, en la juguetona y a veces confundida idea de la vida. Aún con toda su comedia, e ilusiones frustradas todavía sigue siendo hermosa.

Ser felices… y besos desde Pontevedra que e boa Vila.
22 de enero de 2009.

3 comentarios:

  1. todo moi clara compañeira.
    cantos recordos me train esto que acabas de escribir.
    o tempo pasa,eu estraño aqueles recordos.

    un bico.

    ResponderEliminar
  2. Hola chico, es bonito recordar el pasado, aunque aveces... haya tinido sombras y, !melancolías¡ también tuvo luz de fuegos de artificio... yo así lo creo, las sombras debemos olvidarlas y quedarnos con las cosas que nos hicieron felices.
    Un besito, y se feliz.

    ResponderEliminar
  3. Bajar hasta el fondo, pinchar en entradas antiguas, pues también hay cosas y poesís para leer gracias.
    Me hará mucha ilusión que dejéis algún comentario al respcto.

    ResponderEliminar