jueves, 28 de abril de 2016

LA LUZ DORADA.

Nace la luz dorada y profunda
asoma a la vida entre el ramaje de cerezos donde nu jilguero canta su tristeza que oculta lleva en su alma de niño. Su canto sencillo alegra mi vida y mima mis horas de soledad muda; mas la luz dorada los campos cuida las hojas brotan las flores salen los frutos saben a gloria bendita y despierta mi letargo. Una lluvia de pétalos bajo el cielo volando soltando aromas que trae la cálida brisa.
Los frutos madoros cerezas que besan tus labios pintados de rojo pasión con una sonrisa esperando a la mesa a ser manjar.
Mientras el río discurre albo sereno y en su murmullo ligero va mascando un sencillo haiku en su natural cauce frescura de riberas cuna eterna de estrellas.

                  El alba asoma
           y empieza una aventura
                 Cada mañana.   
    



Haikus.

Espiga-gualda
  sus pestañas eleva
bella mirada.
***    

Oscura noche
que siembra en nuestras almas
   un mar de dudas. 
***
                      
       Foto de Juan Fuentes, del blog http://fantasiaseelucubracione.blogspot.com.


 Ésta bellísima puesta de sol va dando luz al puente largo de la vida alegra y da brío al latido del corazón tímido. Rige la memoria que arranca con libres sensaciones que se acoplan al teatro de la vida en la sintonía de la tarde mágica, vestida de luces de atardeceres a veces al borde de la arenas de una playa hechicera donde vuela el insomnio por laberintos en la búsqueda de vocablos perdidos -atrapados en la maleza de un bosque donde escondidos duermen mis hadas y duendes.
Así es la vida luchando sin tregua rompiendo tabúes abriendo las voces que cierra el silencio.
Varando verdades impulsando los sueños cabalgando la senda como yeguas sin frenos. Agrupando fragmentos de versos eternos dormidos en el ático de mi cerebro.





La suave brisa
acariciando jazmnes
en un instante.



Deseo que os guste el vídeo.

La memoria vuela por los aires
por bosques otoñales de colores
primaverales por montes de pinares
por ríos que mansos transcurren,
 a veces también cantan sus cascadas.
Vuela el alma por lagos encantados,
en las noches plateadas de escarcha
por caminos inusuales al encuentro
de duendes sin miedo a perderse
      entre tantos tupidos ramajes.  

Mis estimados amigos, mil gracias por vuestra huella más que apreciada para mí.
Con esta humilde entrega hago un alto en el camino.
Esperando que no sea por mucho tiempo.
Pasaré poco a poco por vuestros respectivos espacios.
Os quiero y no os olvido.

28-4-2016.
Marina Filgueira Gracía.
Pontevedra.

Un puñado de besos para los amantes de lo sencillo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario