domingo, 20 de mayo de 2012

Aquella tarde

Una vez más echo leña al fuego… para poner en ebullición la caldera esa que da un poco de calor y fuerza a  mi  memoria -para ver con nitidez y precisión algún pasaje de mi vida.
Es como entrar en una galería de espejos con diferentes reflejos y al mismo tiempo, un solo retazo qué hace detenerme a pensar, y recuperar así una de tantas anécdotas vividas en mi adolescencia y     juventud, decidiendo plasmarlo aquí en unas sencillas letras.  

Es curioso, como se abren camino hasta el corazón, aquellas imágenes y el eco de palabras -de detalles que creía haber dejado en el pasado… y no, me siguen acompañando a lo largo de la vida, labrando en mi memoria, trazos, anécdotas -significativas al mismo tiempo.

¡Bien pues: allá voy con este relato real!   Aquella tarde primaveral y radiante: a pesar de le poca abundancia, algo maravilloso acontecería.

De vuelta ya en mi casa, antes de la hora acostumbrada… Salí de mi trabajo de aprendiz de costurera, con tan solo catorce años... por encontrarme -indispuesta.  
Así que, llegué a mi valle dorado por el sol y la flor amarilla de las mimosas, respirando el perfume embriagador y contemplando las mariposas revoloteando sostenidas en el aire y picoteando en las rosas y flores de nuestro huerto.  
  
No había nadie en casa, busque el refugio de mi cuarto y me eché un momento en mi cama.   Casi entraba en sueño… cuando el aliento de los últimos rayos del sol de aquel atardecer, acariciaba el cristal de mi ventana.
Me dejé envolver por magia de su resplandor que daba calidez a mi vida -a mi alma.   Gritaba a mi puerta el sueño y la fatiga, quizá por unas décimas de fiebre en mi cuerpo.
Pero no me rendí -no, no podía perder el tiempo durmiendo: para ese menester llegaría la noche con mis pesadillas.


Fue entonces cuando escuche aquella voz casi naufraga pronunciando mi nombre- ¡Marina!!!!! – ¡Marina!!!!!   Yo salí corriendo a la huerta a ver de donde procedía aquella voz alarida.     Hasta darme cuenta que venía del comino que pasaba, y que aún pasa hoy, entre nuestra huerta y el monte.
Subí corriendo a grandes zancadas -la huerta, que era y es todavía -un pizco empinada, cerrada de muro por aquel entonces, saqué unas piedras y salte éste sin pensarlo dos veces.     
¡No podía creer lo que miraban mis ojos!    “Puesto que nunca había visto nada igual”  excepto  las ovejas y las vacas….    
Era una vecina que vivía a cierta distancia de nuestra casa y estaba con dolores de parto ¡A punto de parir ya!  Allí tendida en un pequeñito retazo de monte llano.    
Por favor Marina, tráeme una tijera y algo para envolver el niño/a que está a punto de nacer…        
Allá me voy corriendo de nuevo a coger un paño limpio, una toalla, una manta grande donde pudiera ella acostarse y una pequeña para envolver la criatura  y una palangana con agua caliente: que por suerte siempre había encima de la cocina de piedra, en un pote grande  de cobre  con agua caliente.
Bien pues asistí al parto con unos nervios que nadie puede imaginar…  Echa la mano a la cabecita y cógela con cuidado -me dijo, ¡Uffffff que susto!   Pero agarré su cabecita y con un empujón de su madre salió una preciosa niña, medio morada con un cordón envuelto al cuello, que su madre se encargó de sacar en seguida.   ¡Sentí tal grima y miedo!…  pero le dije, bienvenida pequeña a este mundo.    ¡Que no era precisamente de color de rosa!   ¡El mundo!
¡Cuando me dice, coge la tijera y corta por aquí!... ¡Era el cordón umbilical!  ¡Pero mujer, que vas a matar a la niña!   ¡Que no Marina! Que se muere si no se lo cortas.   ¡Ay madre del amor hermoso!  ¡En que apuros yo me vi!

Pero miré en la cara de la madre: un asomó de dulzura una sonrisa de lluvia fina que resbalaba por su mejilla como lágrimas perdidas: que buscan su camino en soledad cautiva hasta alcanzar el río y la calidez de un cauce.   
¡Si! Aquella lágrima seguiría sola el sendero de la vida no halagüeña en ese instante, pero vendrían mejores tiempos y, encontraría un viento cálido que la recogería -la depositaría sobre la raíz  de un joven cerezo, del cual recibiría buenos frutos.

Todo salió bien, la acompañe a su humilde casa y le pondría por nombre Cándida. A esta no la esperaba una cuna con sabanas bordadas no.   

Ella madre soltera por aquel entonces, porque luego se casaría y tendría mas hijos. 
Venia de trabajar tan sólo por el sustento del día.   
Los que tenían muchas tierras llamaban a los jornaleros/as, tan sólo por un plato de comida y cena.    
Ella se encontró mal y se marcho para su casa, pero no le dio más tiempo que llegar a medio camino.   Canducha  -no quiso esperar más.    
  
Esta es la luz que Cándida vió por primera vez.


Aquella tarde



Quiso nacer en el camino, en un recodo como cobijo-
bajo el cielo azul de mil lunas.
El sol en retirada -calma, por un instante, porque
aún con los últimos rayos, acarició aquel cuerpecito
y lo llenó de luz, de dulzura y encanto.

Para que Cándida viera la magia de su reflejo huidizo
con sus ojitos verdes, como el verde -de los prados,       
miraban sin ver, lo que la rodeaba, monte y pajarillos  
aquella tarde radiante -mágica, donde me vi embobada
ante el reflejo de aquel espejo de vida.  
La puesta de sol que se hundía tras el mar y la montaña.

 








Temblaban mis manos sin experiencia
acercando tu cuerpecito a mi cuerpo-
poniendo caricias en tus parpados
 procurando que vibrasen tus sueños.

deseaba que esa tarde se alargase
pensando en la quimera del mañana…
la lágrima placentera buscó mi regazo,
ocupado por la inocencia desnuda
que Dios había puesto en mis brazos,
y me quedó para siempre el recuerdo
grabado, de aquel imborrable instante.


  Con cero de experiencia…
La envolví en un paño blanco con flores.
Cual hermosa azucena… o lirio,
Expanden su aroma en el campo
y el mirlo cantaba su tonadilla
y la suave melodía de los grillos,
mostraron su rito a ese momento
allí mismo en el lado de tu orilla
y el águila planea sobre la cima del monte.
Majestuosa -soberana, ¡tuve miedo!
Parecía que sus alas respiraban
bajo aquel altar del firmamento,  
donde reclinaba el azul y dorado.    
en posible comunión con el viento,

Ella respiraba dormida, esa paz sosegada de los niños
recién nacidos.
Inhalando el aroma de la flor de la mimosa…
que perfumaba su entorno -su nacimiento -regocijo
aquel pedacito de luz divina iría creciendo con amor
¡Si!  En un cuarto frío -pobre, pero dichosa.


Cándida se casó tuvo hijos y es feliz según he sabido.

 Besos a puñados para los amantes de lo sencillo



90 comentarios:

  1. Olá minha benção... Tudo bem contigo?

    Venho desejar a vc uma semana carregada de novas esperanças, êxitos e felicidades. Jesus falou em apocalipse 3;20 através de João: ”Eis que estou a porta e bato; se alguém ouvir minha voz ,e abrir a porta, entrarei em sua casa, e com ele cearei, e ele comigo.” Prestou a atenção a felicidade esta a porta e bate, mas depende somente de mim e de você. Se buscarmos a verdadeira felicidade, IREMOS abrir a porta para Ele (Jesus) e vamos ser felizes.

    Abraços Fraternos preparando o seu coração aquecido para o inverno que está chegando.
    Missionária Cleusa Klein

    ResponderEliminar
  2. ¡Madre mía Marina! ¡Qué valor tuviste aquella tarde!, y qué bellamente lo has descrito. Te tocó vivir un nacimiento inesperado y que llegó a buen puerto con tu ayuda. Qué ternura de relato y poesía. Me ha encantado leerte.

    Besitos y feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Marina, qué bonito y como me ha gustado ir leyendo tus letras, una a una esperando, deseando, un final feliz...Qué gusto imaginarme a esa pequeña Marina...Vaya susto, vaya miedo...yo tuve la suerte de ver el parto de mis sobrinas gemelas y no tenía 14 años sino 18 y había un médico, una comadrona y todo lo necesario e, incluso, así, fue uno de esos momentos que no se olvidan...me pareció algo espeluznante y sola el ver a aquellas dos mini preciosas criaturas pudo borrar el horror.
    Qué tiempos tan distintos -afortunadamente- y luego creemos, decimos que nada ha cambiado...y sí, es más que posible que no haya cambiado ni todo lo que quisimos ni a la velocidad deseada pero cambiar ¡vaya si cambió!

    ResponderEliminar
  4. ¡Que hermoso Marina! Dios te ha hecho ayudar a vivir a la vida.
    Una experiencia única, que jamas olvidaras.
    ¡Muchas Marina!
    Un beso. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  5. Amiga Marina; comadrona por imperativo de las cincunstancias; conmovedora y sdolidaria historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Marina,fuíste ángel ese día,que ayudó a esa madre necesitada.Ello tiene un valor increíble,amiga...Imagino tu sorpresa y susto con 14 años,asististe a un milagro vivo y real y sigues asistiendo al milagro de la vida,porque tienes en tus manos la pluma,que va moldeando y recortando tus criaturas,tus letras y poemas...¡¡QUÉ BONITA HISTORIA NOS HAS CONTADO..."Es una historia inolvidable y feliz,que aportaría a tu vida la sensibilidad y la profundidad,que siempre nos dejas.Muchas gracias por compartir esta experiencia,que nos deja un mensaje en el aire...Nada es casual,todo tiene su sentido,la vida nos deja cada día su lección y su milagro,que debemos recoger.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu calidez,sencillez y profundidad de tu literatura.
    Feliz domingo y mi ánimo siempre,compañera y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Sem dúvida alguma, Marina, foi uma tarde espetacular com o Criador e a Criatura mostrando-lhe o encantamento e a magia de uma nova vida!
    Bj. Célia.

    ResponderEliminar
  8. wow!!!! bella historia... gracias por compartirnos un ppasaje del tiempo... de memoria, de recuerdos... un abrazo muy grande, me gusto muchisimo... la leere otra vez jeje!!!!!... :)

    ResponderEliminar
  9. Marina..." Aquella tarde "

    Relato de amor y vida...y como dices por allì...
    donde me vi embobada por aquel reflejo de vida ....
    y en aquel tiempo con catorce años, sin saber siquiera
    lo que era tener sexo quizàs.

    ¡¡¡ Maravilloso !!!!

    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar
  10. Marina.Muy hermoso como has contado este hecho, vivido siendo tan jovencita.
    Pero con tu ayuda salió victoriosa, que teniendo problemas con el cordón podia haber muerto.
    ¡Desde luego es un hecho para recordar toda tu vida!.
    Ayudaste a la señora para dar una vida en las condiciones donde quiso salir.
    Gratificante despues del temor del principío al tenerla en tu regazo
    ¡La señora y tu verdaderas heroinas!.
    Gracias por conpartir tu experiencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Una tierna historia con final feliz. Estupenda ayuda prestaste a buena mujer a pesar de de tu juventud.
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
  12. Marina, que historia tan bonita la hoy nos cuentas. Vivir el nacimiento de un niño hay algo más grande. Tú fuiste la persona que ayudo aun siendo casi una niña, a traer al mundo tan hermoso regalo de vida. Con tu sensibilidad nos has transmitido aquellos ajetreados momentos que son parte de tus vivencias, preciosa experiencia.
    Mi felicitación por tus cálidas letras donde la sensibilidad y la sencillez hacen gala de la extraordinaria persona que eres.

    Un fuerte y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  13. UN RELATO CONMOVEDOR Y BELLO. UN PLACER VISITARTE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito! Me ha encantado Marina. Besitos de esta marinense!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Marina!
    Te estoy imaginando haciendo de comadrona con 14 añitos.
    Madre mía, que experiencia más bonita.
    Gracias por compartirla.
    Te mando un beso desde Valencia con cariño, Montserrat.

    ResponderEliminar
  16. Ay Marina, que preciosidad de relato y poema has dejado como entrada. deborda ternura y una pureza desbordada, debió ser una experiencia única, y creo que saliste del taller de costura y te fuiste a casa... ¡porque debías ayudar a que un niño naciese!

    Te dejo cariños, con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  17. Hola, buen blog y que tengas buen inicio de semana, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mio titulado ”Diluvio Eterno”, es un poema triste pero al mismo tiempo profundo, saludos.

    ResponderEliminar
  18. Te deseo una buena semana,

    Cariños!!!!

    Comparto la frase de la semana:

    Tal vez yo nunca consiga ver un arco-íris.
    Pero aprenderé a diseñar uno, auque solo sea dentro de mi corazón.

    Aristóteles Onassis

    ResponderEliminar
  19. Extremamente sensível, parabéns ! Beijo.

    ResponderEliminar
  20. Nada más bello que poder asistir en un parto a alguien que nos necesita en esos momentos. Creo que es un honor ya que a mi me pasó una vez y me senti muy contento.
    Bello relato Marina y muy humano.
    un besote de saborescompartidos

    ResponderEliminar
  21. Hola Marina !
    La experiencia que nos cuentas es bellísima.Te imagino ...una niña de mirada profunda , con vida entre sus manos , descubriendo los bellos misterios del vivir , en el prólogo de un libro que con bella caligrafía se iría escribiendo día a día.Gracias por compartir de manera tan generosa tus hermosas vivencias.El poema , realmente es hermoso....me encanta:...bajo el cielo azul de mil lunas....Un cálido abrazo , poetisa.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué historia más bonita he venido a leer a mi regreso! Entibió esta tarde gris, fría y lluviosa en mi ciudad. Emocionante y maravilloso. Después de una prolongada ausencia por razones de salud, me he regocijado con esta dulce historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Es para mí un privilegio saber que hasw entrado en mi blog y que, encima, te han gustado mis poemas.Te devuelvo la visita con mucho gusto y gozo tu texto sobre el nacimiento de Cándida y sobre tu improvisada y emocionante participación. Espero y deseo que estos comentarios se repitan y que podamos seguir gozando dew nuestrasa cosas y aprendiendo, siempre aprendiendo. Un beso

    ResponderEliminar
  24. Eres un encanto, tuviste una experiencia sublime y reconfortante ya en tus primeros años de mujer, demostrando tu solidaridad,valentia y humanidad.
    Que feliz y orgullosa tuviste que sentirte. Aquello fué fuerte eh?, pero que tierno! Así eres tu, todo ternura... y amor. Yo también. Besssts.

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola cariño!!!

    ¡Si! Aquello fue demasiado fuerte para mi poca edad.
    ¡Pero de aquel acontecer!... También algo he aprendido.
    Mil gracias por dejar tu hulla en mi rinconcito.

    Un abrazo grandote y feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. ¡¡¡Que bonito!!!, que recuerdos más maravillosos nos has contado, gracías por compartirlos.
    Tuvo que ser una experiencia maravillosa atender a la madre de Candida en el parto a tus 14 años, no sé lo que hubiese hecho si me hubiera encontrado en tu lugar, lo has contado de maravilla, punto por punto, mientras leía parecía que lo estaba viendo, parecía que veía el campo,el monte, los arboles, los pajarillos piando y tú llevando la ropa y la palangana para atender a la parturienta, hasta que nació la pequeña, que bonita experiencia.
    La poesía ha sido el remate de tan magnifica entrada, me ha encantado como lo has contado y como lo has poetizado, una entrada genial, te felicito por ella.
    Ahora me voy a presentar, soy Demófila, gracías por visitarme, con ello, al corresponder a tu visita, que creo que es lo que se debe hacer, he conocido tu blog, que, por lo que he visto hasta ahora, me ha encantado, volveré a visitarte, si no te parece mal.
    Me dices en tu comentario que te gusta mi poesía, que la llevo en mi alma y que los recuerdos nunca se olvidan, eso es verdad, como tú no olvidas el que nos has contado en esta entrada.
    Efectivamente no solo debemos vivir de los recuerdos, debemos vivir el presente, porque la vida es bella y hay que disfrutar el día a día.
    Besos de esta nueva amiga bloguera

    ResponderEliminar
  27. Hola Marina emotivo relato real como la vida misma ...una historia , tu historia contada para el recuerdo y la historia de ellas dos, madre e hija socorridas por ti... siendo tú un ángel de la guarda para ellas.

    Besos de MA y feliz día.
    El log de MA.

    ResponderEliminar
  28. Querida Marina, he vuelto después de dos meses de ausencia.
    Te un dejo mi abrazo fuerte y mis mejores deseos para ti y para los tuyos.
    Un beso grande.
    Leo

    ResponderEliminar
  29. Mil gracias querida y admirada amiga por concedernos el privilegio de ser participes de tan bella, enternecedora y emotiva historia. Muchos besinos de esta amiga con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  30. Debió de ser una experiencia tremenda para ti que aun eras una niña, aunque imagino que nunca lo olvidarás y que con el tiempo te dará mas y mas ternura recordarlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  31. Querida amiga que historia más hermosa! He imaginado el escenario que relatas de punta a punta. Me imagino que esa experiencia cambió tu vida a esa corta edad. Que maravilla ayudar a esa madre para traer a su hijita al mundo! No puedo imaginar cuál fue tu asombro y alegría cuando la escuchaste llorar al nacer. Es emocionante leerte amiga, me voy feliz de haber conocido esta inolvidable historia! Besitos miles para ti!!!!

    ResponderEliminar
  32. Esa pequeña niña tuvo la suerte de llegar cerquita tuyo y de ese amor por la vida que tanto vos como la madre desprendían. Que hermoso recuerdo, que nos llena de toda la ternura mejor y el regalo mas preciado de la vida. Un hijo.

    Un abrazo amiga linda.

    ResponderEliminar
  33. Que relato emocionante, amiga Marina !
    Gesto ,de uma beleza impar ,e momento
    delicado,divino, do nascimento de uma nova
    vida,que veio ao mundo coma tua ajuda.
    É deveras inesquecível !Suponho que tua recordação
    seja da força humana que carregas em ti.Amei ler tua
    historia adorável,descrita de uma forma, tão tua.
    És maravilhosa, amiga ! Um beijo.

    ResponderEliminar
  34. Marina, que historia tan humana y tan natural.sin quererlo hiciste de partera y prácticamente sin medios.Cuántas como Cándida pasaron por lo mismo,la necesidad cuanto hace, pero gracias a Dios todo salió bien.
    Me alegra que ya estés de retorno en casa.

    Un abrazo y se feliz.

    Besos.

    Asun.

    ResponderEliminar
  35. Mi querida Marina... pero qué relato verídico nos has regalado hoy tan humano, tan sumamente bello, tan lleno de humanidad... con tan solo catorce añitos, una niña, tú fuiste muy grande con tu gesto, tú fuiste un verdadero ángel... me ha encantado e impresionado tu relato, amiga mía, y digno de compartir, como lo has hecho y te lo agradezco mucho para conocer más de ti, eres muy grande.

    Un beso enorme como tú.

    ResponderEliminar
  36. Un poema como tu dices que resalta para los sencillos.
    Pero es eso mismo la sencillez con que lo presentas y luego lo desarrollas que lo enaltece y lo echa a volar junto a ese águila bajo el firmament.

    Estimada Marina:Vine a devolverte tu agradable comentario en mi blog
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Estas invitada a seguirme con "partipar en este sitio" Enlazariamos los blogs y nos leeríamos reciprocamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. la sencilles del relato le da mas valor en el sentir de cada palabra
    muy buen lugar para hacernos pensar

    paz y bien

    ResponderEliminar
  38. Caray Marina esa tarde te habías convertido en una comadrona sin habértelo propuesto...
    Me imagino que esas experiencias no se olvidan nunca...
    Una historia real que me ha llenado de ternura.
    Es que... tú sabes expresar muy bien los sentimientos y emociones y eso nos llega a los que te leemos.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  39. Querida Marina, tiene que ser una sensación preciosa, algo inolvidable, no sé, como una experiencia divina. La poesía es... UNA MARAVILLA. Enhorabuena y muchas gracias por compartir algo tan grande con todos.

    Por cierto, ¿cómo me voy a enfadar contigo?, pero si no tengo ningún motivo amiga. Dejaste tu comentario como lo haces siempre, con respeto y con cariño, al cuál te contesté en mi blog, y hoy también lo he hecho de nuevo. Puedes estar muy tranquila, de verdad. Además, en nuestra Tertulia tan sólo se prohíbe una cosa: enfadarse. Un beso enorme de todo corazón.

    ResponderEliminar
  40. Qué historía con poema más bonito. Me ha encantado como lo has contado. Una historia bella de verdad contada de una forma natural con muchas metáforas.
    Salvaste dos vidas. La de la madre y la de la bebita. Tiene que ser una sensación muy fuerte ayudar a una madre a que su hija venga al mundo. Enhorabuena, me ha encantado. Tal como lo has contado era como si yo también hubiera participado de ese acontecimiento.
    Graciasssssssss por compartilo Marina.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Querida amiga

    Há palavras
    que além da leitura,
    nos transmitem
    o perfume do amor.

    Que os sonhos te acompanhem sempre.

    ResponderEliminar
  42. Ciao Marina! In questo post ci racconti un'esperienza davvero meravigliosa e indimenticabile. La poesia è bellissima!
    Un cordiale saluto da Torino!

    ResponderEliminar
  43. Hola Marina, que bella historia y poema. Es hermoso poder ayudar a traer al mundo a un nuevo ser, en este caso, a una linda bebita que ahora es mujer. Un placer leerte amiga, cuidate.

    ResponderEliminar
  44. Pues fuiste muy valiente. No se qué hubiese hecho yo en tu caso.
    No puedo con los partos, es como si me partieran. (Cosas mías)

    Me alegro de que todo saliese bien

    Saludos

    ResponderEliminar
  45. Hola Marina, gracias por tus buenos deseos y amistad.

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Una hermosa historia que nos contó esto, imagina la felicidad y la emoción que sintió cuando la niña salió a la luz, creo que ese momento quedará para siempre en tu memoria y tu corazón.

    Marina y una noche de buen abrazo!

    ResponderEliminar
  47. Hay Marinita, que historia tan bonita que me ha embobado y creo que está noche dormiré soñando la vida. Ese es el perfume de tu poesía... Vida.

    Gracias por compartir esta bella historia qurrida amaiga.

    ¿Te asustaste verda? al momento de cortar el cordón. jejejeje.

    Te abrazo y Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  48. Olá Marina,
    Adoramos a sua visitinha
    Seja muito bem vinda!!!
    Adoramos te conhecer
    Besitos de
    Pepi, Xixo, Juja, Jujuba e mamãe Verena

    ResponderEliminar
  49. Una bellissima storia,un poema ricco di sentimento.

    ResponderEliminar
  50. woww..una extraordinaria experiencia que tuviste a tus 14 añitos.. es de ese tipo de experiencias que uno se dice "ya tengo algo que contarles a mis hijos y a mis nietos".. y mira..hasta nosotros tus amigos de blog hemos disfrutado de esta anécdota en tu vida.. Muchas gracias amiga, por compartirla además que lo has relatado perfecto..ayy es que hasta pareciera que todos estabamos ahí de espectadores. jajaa..me encantó

    Besitos amiga preciosa
    Gracias por pasarte por mi blog y por tus lindas palabras.

    ResponderEliminar
  51. heme aquí, devolviendo las gentilezas.

    En estas lecturas encontré remansos para el aire helado que castiga estas comarcas del sur perdido. Vendré más seguido!

    besos

    ResponderEliminar
  52. Holla Marina!

    Fiquei muy contenta con tu comentario em mi blog! Gracias por lo cariño!
    No, yo no iré matar-me!jajajaja! Lo texto es sobre una possible renovacion em mi alma, mi corazón, mi vida! Soy una persona muy sensible e muchas cosas me duelen, pero tengo que ser mas fuerte =)!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  53. Leerte es.....belleza pura del principio al final.
    Me has hecho estremecer y como mujer conmovida ante seres tan esforzados y valientes que, con tezón, han ido forjando sus respectivos lares.

    De seres asi de sencillos, que con esa naturaleza traen al mundo amor para ser acunado, se nutre los buenos sentires.

    Gracias por compartirlo.

    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  54. Pocas cosas son comparables con la alegría de un nacimiento, y haber ayudado a nacer a esta niña debe haber sido una emoción inmensa.
    Un bonito recuerdo para contar.
    Y tu relato simple, sencillo, es conmovedor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  55. vaya que de comentaristas,compartidos!!!
    interesante , y bello post!
    muchas gracias por comentar en mi blog,de verdad se agradece!
    lidia-la escriba



    blog re actualizado,ven mira...como quieras

    ResponderEliminar
  56. Preciosa entrada!! Inolvidable! Me has hecho recordar cuando di a luz a mi hijo en mi casa, en el sofa de la sala. Me ha encantado tu relato. Un placer pasearme por tu espcio. Pronto regreso!

    http://cuentosdensueno.blogspot.com
    http://a212grados.blogspot.com

    ResponderEliminar
  57. Que experiencia única Marina.
    Un nacimiento es un milagro y vos fuiste parte del mismo.

    Precioso y tierno relato, gracias por compartirlo.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  58. gracis por seguir en mi blog y comentar en mi blog!
    precioso poemario-relato!!!
    un saludo
    lidia-la escriba


    blog re actual

    ResponderEliminar
  59. siempre un placer pasar por tu rincón
    roberto

    ResponderEliminar
  60. Certo che hai avuto una bella esperienza. Sinceramente tutti i miei complimenti per non aver perso la calma ed aver permesso al nascituro di venire al mondo. Dovrebbero permetteti di essere la madrina al battesimo.
    Ciao Marina ed ancora un "brava" gridato ad alta voce. Buona serata domenicale.

    ResponderEliminar
  61. Hola Marina.
    Aunque ya te había comentado, vengo a decirte que Sor Cecilia ya está en Argentina en casa de Alma, que la recibieron con cariño.
    Hace tres días le dediqué un Post.
    Te mando un beso muy grande desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  62. Tengo el bello de punta querida Marina al leer tu historia que belleza de narración pero lo mas hermoso es que es una historia real y tiene que ser algo maravilloso vivir una experiencia como esa a la vez que por tu corta edad y por tu inexperiencia sería como una gran odisea a la que te estabas enfrentando. Que bellas vivencias en tu querida Galicia con el caldero de cobre el fuego y tu querido hogar al que describes sencillo pero lleno de amor. Ya sabes querida amiga que me encanta venir a verte y disfrutar con tus verso y tus maravillosas historias pero como sabes ejerzo de abuelo y me ocupan tanto tiempo que apenas me queda tiempo para mi y además tenemos a una tía de mi esposa que es deficiente con 89 años y no tiene a nadie y la tenemos nosotros en casa desde que murió la madre de mi esposa hace cinco años. Así que paso de cuidar la grande a los pequeños y de los pequeños a la grande y como te digo me queda poco tiempo pero estoy muy feliz de poder hacerlo pero en cuanto puedo me escapo para venir a tu rincón de belleza y armonía a relajarme y disfrutar de tu compañía.
    Toda mi amistad y un gran beso querida amiga.

    ResponderEliminar
  63. Olá Marina querida,
    Amei ler seu relato, lindo, sensível e tocante!
    Com certeza foi um momento único, maravilhoso e abençoado por Deus!
    Bela postagem, parabéns!
    Um beijo em seu coração.

    ResponderEliminar
  64. Como siempre llegas con tus relatos llenos de ternura... Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  65. Precioso relato de una vivencia inolvidable, amiga.
    Y... así inesperadamente llega Cándida a este mundo, una nena hermosa como azucena, como mirlo cantor, como suave melodía llenando de regocijo y de ternura el regazo de una emocionada madre y de una conmovida jovencita dispueta a colaborar.

    Que tengas un feliz fin de semana y hasta pronto Marina.Abrazos.

    ResponderEliminar
  66. Todo irá bien querida amiga.
    Seguro que si.
    Y yo pensare en ti.

    Un abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
  67. Hola Marina, por aquí paso de nuevo a saludarte y a desearte un feliz fin de semana. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  68. Querida Marina, voltas a tocar a sensibilidade que fai asomar bagoas de emoción ante o teu relato. A verdade é que nacer así, como se nacía antes, non deixa de ser unha aventura pero unha fermosura. Qué coraxe o teu e o daquelas nais que parían con aquela facilidade que dá a propia natureza e ainda que pareza pobreza, é riqueza!
    Alegrome moitísimo de que nos regales eses tesouros que gardas e que podes reproducir con tanta nitidez e luxo de detalles, como ti sabes facer,
    Xa tiña ganas de saber de tí. Tamén eu che mandarei un correo cando poida. Sinto non ter escoitado a túa chamada!
    Apertas e ata pronto.
    www.leriasdebea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  69. Hola: Queridos amigos.

    ¡No puedo alejarme sin daros las gracias a todos y a cada uno de vosotros! Por vuestra amistad, por vuestras palabras siempre hermosas que para mí es el mejor premio, un regalo que, ¡quzá no merca! Pero que lo agradezco desde lo más profundo del alma.

    ¡A través de esta ventana he conocido las mejores personas de medio mundo, saliendo de su boca y su pluma, palabras con especial música: como un canto y encanto, que dieron a mi vida un soplo de aire fresco! Para seguir siempre, delante de mis años.

    Confío en que todo irá bien con la ayudo de Dios y la ciencia. Quiero ser optimista y creo, aunque preocupada sin poder evitarlo, que todo saldrá como pienso.

    Si os apetece, podéis dejar vuestras letras que yo aunque no pueda escribir, las iré leyendo con mucho gusto: espero devolver la visita algún día.

    Por un tiempo queda ahí esta entrada, pues no puedo pensar... para escribir ni para mí, ni para ustedes, tengo que estar muy relajada y yo en estos momentos no lo estoy. Haber si se normalizan las cosas: volver a abrir esta ventana al mundo y echar al volar mis sencillas letras.

    Como dijo CERVANTES: Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

    Mil gracias, mil bendiciones y un fuerte abrazo a cada uno de vosotros.
    Suerte y ser muy felices. Hasta siempre. Chauuuuuuu

    ResponderEliminar
  70. Ya lo creo que volveremos a verte por aquí amiga preciosa.. piensa en positivo ten fé.. Dios está contigo y con todos nosotros.

    Un gran abrazo y un gran beso para tí.

    ResponderEliminar
  71. Olá minha querida Marina,
    Acabei de te ver no blog do amigo Ben e vim te desejar um abençoado final de semana, cheio de boas energias!
    Que Deus esteja contigo em todos os momentos!

    Quando puder, venha me visitar... ficarei muito feliz!
    Um abraço carinhoso, amiga. Luz e paz!

    ResponderEliminar
  72. siempre bello es lo que escribes
    saludos
    roberto

    ResponderEliminar
  73. Sempre piacevole leggere i tuoi post!! buona giornata...ciao

    ResponderEliminar
  74. Clicando en los blogs de mis amigas, he llegado al tuyo y me he sorprendido de tu sabia y delicada pluma. Me ha encantado! Es un auténtico placer leerte. Eso es tener alma de escritora querida amiga.. que bien sabes contar las cosas y que bondad desprendes.
    Te deseo largos y preciosos días de llenar páginas con tu maravilloso don.
    Con tu permiso, me quedo, vale?

    ResponderEliminar
  75. ¡Hola! de nuevo volando por este mundo mágico llego a tu ventana, ¡que hermoso escrito!, una historia de ayer y de hoy, de mujeres luchadoras... Imagino tu miedo y la emoción que sentiste, hoy la cuentas con tanta ternura que dejas nuestro corazón abierto a la esperanza.
    Un abrazo y hasta cuando quieras.

    ResponderEliminar
  76. Mi querida Marina, nuevamente de visita por tu casa y me encuentro con esta hermosisima historia de amor,de lucha y valentia, una anecdota para recordar toda la vida, me encantan tus letras y todo lo que nos compartes, en tu casita se respira calides, hospitalidad y ternura.
    Te dejo un abrazo llenito de cariño.

    ResponderEliminar
  77. Marina:
    Paso a dejarte un saludo cariñoso y ha desearte una linda semana.
    Espero que estes bien, amiga.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  78. He venido a saludarte,y a desearte una linda semana. Noto que no has escrito desde hace un tiempo. ¿estás bien? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  79. Che emozione ho letto è una storia di Vita.
    Buona settimana Marina e grazie.
    Ciao dall'Italia.

    ResponderEliminar
  80. Amiga querida,

    Entrei para visitar-te e te deixar um beijo grande e minha amizade .vejo, porem, que estas afastada por motivos pessoais. Desejo-te o melhor, sempre, e não tenhas dúvida que um ser humano iluminado como tu, jamais será abandonado pelas graças Divinas.Beijo querida.

    ResponderEliminar
  81. ciao cara amica, mi ha commosso la tua bellissima storia! Viva la vita!
    Un caro saluto e un bacio x 1000:)

    ResponderEliminar
  82. Hola Marina, otra vez vuelvo a entrar en tu rinconcito porque no me canso de leerte. ¡Me identifico tanto contigo..!
    Así que vuelvo a dejarte mi saludo y mi abrazo. Algo preocupada, lo confieso, y eso que todas las noches te rezo. Es necesario que vuelvas pronto a perfumar con tus recuerdos los espacios en los nuestros. Que lances al mundo tu luz de Amor a través de tu escribiente alma.
    No sé como saber de ti. Me gustaría tener tu correo.
    Mientras tanto, te dejo todo mi amor mi linda amiga.

    ResponderEliminar
  83. Hola de nuevo Marina, espero que todo marche bien amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  84. Hola Marinita, saludos.

    Paso a dejarte un fuerte abrazo. Espero que te encuentres bien.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  85. Te devuelvo tu grata visita y te dejo un fuerte abrazo y un besote.

    (Esperamos tus letras)

    ResponderEliminar
  86. mi querida Marina, gracias por seguir escribiendo a pesar de los pesares.
    Como deseo hacer un homenaje a mis amigos poetas y escritores,en mi blog tienen un premio, por ser poeta y escritora.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  87. felicidades por el trabajo, nos vemos en nuestros respectivos blogs.

    ResponderEliminar
  88. Marina, paso a saludarte, tengo muy poco tiempo para llegar a vosotros, y encima se fastidió el ordenador, estoy en uno prestado...
    Haber si todo vuelve a su cauce y podemos vivir mas tranquilos.

    Un abrazo.

    Asun.

    ResponderEliminar