miércoles, 21 de julio de 2010

UN SECRETO- EN EL ALMA...

Hay sombras o fantasmas que se llevan, o se pueden llevar, en el alma toda una vida. Este es el caso de Carola, la niña de ojos tristes y tirabuzones rubios como el oro. Ella me ha contado lo sucedido hace ya muchos años, un secreto que nunca había contado a nadie, más que ahora a mí.
A veces sopla un viento que parece como de otro mundo: que rompe la inocencia y se lleva por los aires el alma de un niño/ña.
Ella fue infeliz en su infancia, en su adolescencia y, entre comillas, “en su juventud”. Carola era una niña tímida e introvertida. Solamente tenía una hermana que se llamaba Casilda y le llevaba doce años de edad a su hermanita. La familia, de tres personas, la completaba su madre, quien había enviudado muy joven, cuando Carola contaba tan solo tres años. Sin embargo, Casilda ya era una adolescente de quince años, guapísima y con un cuerpo que parecía moldeado por manos mágicas: toda una belleza.

Vivían en una casa grande muy antigua, aunque solo tenía dos habitáculos. Una sala, un cuarto grande donde había tres camas y un retrete de madera que daba a la cuadra de las vacas, que dormían bajo el piso de la casa. Además estaba la cocina, que era grande. Me cuenta Carola, que en esta cocina, había una lareira, o sea una piedra grande, donde se hacía un buen brasero con un trespiés, donde se ponía una pota para hacer la comida. También estaba el horno de cocer pan de maíz y la artesa de amasar, que, además, hacía las veces de mesa para comer. El resto de la cocina se completaba con un baúl de herramientas, un viejo banco de respaldo y el montón de leña que se usaba para calentar el horno, hacer la comida y caldear la casa, ya que ése era el tipo de calefacción que casi, o sin casi, todo mundo tenía. No había luz eléctrica, solo alumbraba la estancia un candil de gas, o de carburo.

Como contaba, Carola fue creciendo sin entender de muerte o de tristeza, pero, sin embargo, casi a diario veía cómo en la cara de su madre resbalaban las lágrimas. Eso le iba truncando la alegría que a un niño/@ le corresponde tener en la infancia.
Su hermana Casilda, se echó novio muy joven y se casó a los 19 años. A Carola, entonces con siete, no le gustaba la cara, ni el gesto de aquel individuo extraño que enturbiaba la paz de su casa, o así le parecía a ella.

Empezó por matar a la mascota de Carola que llevaba con ella siete años, desde que la niña había nacido, y a la que quería muchísimo. Según me cuenta, se trataba de una gata preciosa, que cazaba conejos y se los traía dejándolos en la cocina aún vivos. Este individuo mató a la gata con un tiro de escopeta, ante sus propios ojos. Dice Carola que, durante una semana, no probó alimento alguno. Lloró y lloró cuanto quiso. Su madre le dio mucho cariño, pero ni siquiera ella quedó a salvo de las malas faltas de este personaje.

De todos modos las cosas fueron más o menos bien hasta que un día la cogió en brazos, le levantó la ropa y le puso el culo frente al espejo. Ella empezó a gritar. Dio lo mismo. Él le decía: “Mira, mira tu culo…” y todas aquellas barbaridades que os podáis imaginar. Seguramente, debido a la miseria de aquellos tiempos, Carola no tenía braguitas. Su madre la oyó gritar y acudió en su ayuda, dándole a su yerno una buena reprimenda y advirtiéndole que nunca más se acercara a la niña.
Su madre la llevó de su mano a todas partes sin separarse de ella nunca. Desde esos días, Carola durmió en la cama con su madre hasta los diez años. Luego quiso tener su propia coma, así que su madre instaló una casi al lado de la suya, tan solo separadas por un hueco de metro y medio, entre una cama y la otra.

La sala de la casa era ocupada por la nueva pareja. Pronto llegaron los hijos, así que la alcoba tuvo que ser ocupado por una cama más. En ella dormía Sebas, su primogénito. El segundo, Alber, dormía con CaroLa. El tercero dormía en la cuna junto a sus padres.

Carola comenzó a tener verdaderas pesadillas. Una noche y otra le asediaban aquellas inquietudes con fuerza. Se sentía casi huérfana, le invadían las lágrimas, que acudían a sus ojos sin que nadie lo observara, en medio de un ambiente que le parecía que oxidaba las flores y dañaba el alma de la inocencia, con el aire emponzoñado que le estaba envenenando. Soñaba que, en la penumbra de la noche, una mano tocaba su culo. Carola tenía el sueño pesado y no se despertaba fácilmente. Y su madre, casi a su lado, dormía profundamente y roncaba.
Después de tantos trabajos, y avatares, de una vida nada halagüeña, empezó a extrañarle que se repitiera con frecuencia la misma pesadilla… No sabía como librarse. Era cohibida, no contaba nada a nadie, ni siquiera a su madre. Esta situación la atormentaba.

Un día sentada sobre una roca, miró al mar en su lejanía Y meditando pensó, quien me diera ser gaviota... para volar y no volver nunca jamás.



Un día decidió confesarse con su párroco, pues ella sabía que le tenía en mucha estima y nunca contaría a nadie su confesión. Cuando acabó el relato de su situación, el sacerdote se quedó un buen rato callado, hasta que salió del confesionario y le dijo, “Ven, Carola, siéntate aquí frente a mí… Quiero decirte algo muy importante. Me tienes que prometer que no te vas dormir profundamente, porque quizá descubras de esa manera, que no se trata de sueños o pesadillas, sino que quizá sea algo real… Te ruego que nunca cuentes nada a nadie, porque siendo tú inocente, podrías hacer mucho daño a quienes tú quieres y te quieren… Solo te pido que te cuides… Tendrás que dormir con un ojo cerrado y otro abierto, mientras vivas bajo ese techo”.

Así lo hizo y descubrió que en la penumbra, cuando todos dormían, se asomaba una sombra a meter la mano debajo de ropa para sobarle el culo… Carola se incorporaba de inmediato y la sombra desaparecía de puntillas. Ella llevó toda su vida a cuestas el secreto para no hacer daño a nadie y armar un escándalo de proporciones gigantescas y por aquel entonces no hubiera sido bien comprendido.
No pudo dormir más por la noche, hasta que encontró el amor de su vida, se casó y salió de la casa, dejando atrás la pesadilla que la atormentaba.

Fue muy feliz y todavía lo sigue siendo. Me comenta Carola, que aquellos tiempos eran muy duros, que, por ejemplo, andaba descalza: no tuvo zapatos ni zapatillas, hasta los once años, cuando empezó a trabajar y ganar algo de dinero para poder calzarse y vestirse. Me dice, por ejemplo: “Aquello sí que fue crisis… Se tardaron muchos años en vivir dignamente”. Y lo cuenta con una sonrisa dulce y garbosa.
Ahora valoro más lo que tengo y lo que soy. Creo tener más de que merezco. Soy muy feliz sin egoísmos, ni ambiciones.

Este es un relato real- solo he cambiado los nombres.

Un puñado de besos para quien guste leerlo.


yo que siempre amo y tanto quiero…
yo que tanto amé y sigo amando…
cual los pétalos de una rosa fresca…
cual verso envuelto en prosa…
cual expresión voluntariosa…
cuales prados verdes y collados…
cuando de las estrellas del cielo
vuelan notas prolongándose,
cual murmullo en su estrépito,
cual dulzura en su semblante…
cual quietud en su … quimera,
cuando oigo el galopar del viento…
¿si acaso por siempre se callase?
¡Que asombro habría en los cerros!
Yo que tanto amé y sigo amando…
Ya soy parte de la esencia del tiempo…
y heredad de flotar en la bruma…
volver un instante al paisaje de viñedos,
de aquel matiz profundo de estribaciones,
donde los regatos trazan sus curvas…
con pequeñas cascadas plateadas…
un espacio de tejados y maizales…
sobrevolados por pájaros de colores variados,
urracas, cuervos, mirlos y gaviotas trinando,
la humedad del viento en el valle…
arrastrando el olor del bagazo humeando…
me parece estar viendo las luces de los candiles,
en las casas cuando el aire punteando…
en la huida del sol en las tardes de invierno.

35 comentarios:

  1. Querida Marina, triste historia la que narras, la infancia de Carola fue tremenda, y la vida de su madre también, soledad por un lado y tristeza por otro...al ver las calamidades que le rodeaban.Es verdad que las infancias de esta índole...siempre dejan secuelas psíquicas a quién las sufre. Me alegra, que a pesar de estos indeseables avatares... pudiera reponerse y llegar a ser feliz. En esa época, todo era miseria, la necesidad era mucha... y la hambruna ídem.Gracias a Dios no me tocó vivir esos malos tragos, pero admiro esa entereza de mujer, díselo de mi parte, que Dios la bendiga.

    Recordé... hoy, contigo
    el candil... de la abuela
    aquella humedad del valle...
    ¡y mi adorada escuela!

    ¡Al semblante de pena
    y al huérfano de guerra...
    a todo... el que sufrió...
    esa vida tan negra...!

    Un abrazo amiga, ¡cuídate!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Una triste historia, con final feliz.

    Marina, me encantan tus Poesias.

    Te mando un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay Asun: habrá tantos casos de estos- escondidos en el alma que nunca verán la luz. Que no te quepa la menor duda, ella sabrá que la admiras. Gracias por tu fidelidad- por tus palabras y por ese poema tan característico tuyo.
    Un abrazo grade. Se feliz.

    ResponderEliminar
  4. Hola: Montserrat, después de la tempestad llega la calma: y ésta última es bonita, pero la primera es muy dura. Gracias por tu visita y porque te guste lo que escribo, es un placer para mí tenerte en este humilde espacio. Un puñadito de besos que llegan en un suspiro a Valencia. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  5. Un intenso relato, que por desgracia como dices seguro que se repetirá en diversos lugares, porque la vida tiene a veces tantos dobleces que nos muestra la cara amarga, la que niega la alegría... un saludo

    ResponderEliminar
  6. Ciao Marina, complimenti per le tue bellissime poesie, sono davvero molto ispirate e sentite. Mi fa molto piacere che sei stata a Torino e hai apprezzato le cose più importanti della città, spero che tu possa tornare in Italia presto!
    Ti auguro un ottimo weekend!

    ResponderEliminar
  7. ciao Marina,
    la tua storia é molto realistica. Rievoca tempi tristi, passati, speriamo. La poesia é stupenda.
    p.s.
    Nel mio blog il bambino di 1 anno é mio figlio quando era piccolo e la mamma sono io 29 anni fa:)). Purtroppo non ho ancora nipotini. Mia figlia si sposerá il 24 settembre:))Mio figlio non ha ancora fidanzata, ma frequenta una ragazza circa da 2 anni.
    Ti invio tanti baci cara amica

    ResponderEliminar
  8. Me has dejado muda, en silencio y pensando.
    Tan fuerte real el relato de Carola, tantas niñas dia a dia son destinatarias de daños y males innecesarios, Dios mio!!!
    Que crueldad.

    Que suerte que haya encontrado la felicidad.
    Precioso Poema querida.

    Mi gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  9. Hola Beker:
    Si, es la triste verdad... hay páginas muy negativas en la vida de algunas personas que por un motivo -o- por otro, no lo cuentan. Esto existe hoy, e igualmente existió hace 60- años. Gracias Beker, es un placer saber que entras aquí en mi sencillo espacio. Un beso y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pietro:
    En primer lugar, gracias por tu visita a este rinconcito de mi vida, donde paso parte de mi tiempo, donde canto y me río, y a veces también lloro. Este lugar es como mi jardín donde siembro alguna semilla y éstas a veces necesitan de mis lágrimas para que germinen. Me alegra tu contento, de que yo haya estado en Turín y si, es verdad, he disfrutado mucho de las cosas más importares de la Ciudad. Un puñado de besos que en un suspiro estarán en Turín.

    Ciao Pietro: Innanzitutto, grazie per la vostra visita a questo piccolo angolo della mia vita, dove trascorro la maggior parte del mio tempo, mi cantare e ridere, e talvolta piangere. Questo posto è come il mio giardino dove piantare un seme e, talvolta, di cui hanno bisogno le mie lacrime per germinare. Sono contento che il tuo felice, che sono stato a Torino e se è vero, mi è piaciuto molto le cose importares City. Una manciata di baci che, in un alito sarà a Torino.

    ResponderEliminar
  11. Hola Caterina:
    Es verdad que esta historia real, como tu bien dices, evoca la tristeza de una jovencita, en otro tiempo atrás, pero estas cosas por desgracia pasan en todos los tempos, también en nuestros días.
    Perdona mi equívoco, con el peque, según te explicas es tu hijo, cuando tenías tú 29- años. El que no tengas nietos, no es una desgracia- como dices, si tu hija se casa el 24 de septiembre, no vas a tardar mucho en tener un nieto/@ . ¡Y tu hijo ya se comprometerá! El día menos pensado te dice… ¡Mamá me coso! Bueno pues una madre desea velos felices. ¿Verdad que si? Un abrazo grande. Se feliz.


    Ciao Caterina: E 'vero che questa storia vera, come lei ben dice, evoca la tristezza di una giovane ragazza, una volta tornato, ma purtroppo queste cose accadono in tutti i tempi, anche ai nostri giorni. Perdonate il mio errore, con piccole come spiegare tuo figlio, quando eri 29 - anni. Non si poteva avere dei nipoti, è una vergogna, come tu dici, se vostra figlia si sposa il 24 settembre, non ci vorrà molto per avere un nipotino @. E tuo figlio e impegnarsi! Quando meno te lo aspetti ... la mamma mi dice di cucire! Beh una madre felice vuole veli. Non è vero? Un grande abbraccio. Essere felice.

    ResponderEliminar
  12. Duro relato. Demasiadas veces ha ocurrido y ocurre lo mismo o cosas peores. Por suerte alguien supo aconsejar a tiempo, aunque fuera un consejo más bien extraño, en el que la víctima tenía que evitar ser víctima sin poder desenmascarar al culpable.
    No estoy de acuerdo con el consejo del confesor, pero comprendo que se trataba de otros tiempos en los que ciertas cosas, como la pederastia se veían de otra manera.
    Por suerte Carola supo o pudo ser gaviota y volar, y conocer el verdadero amor y ser feliz.
    El poema con el que finalizas el relato es precioso.
    Perdón por el retraso, pero entre unas cosas y otras, ya sabes que estoy muy liado y, a veces, no miro las cosas con detalle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Marina,
    Admiro esa capacidade túa de traernos calquer relato, poesía, viaxe... con ese valor, con ese xeito de encarar a realidade, sen tapuxos, chamando ás cousas polo nome.
    Esa historia, que non é senón unha máis das que tanto abundan, desafortunadamente, como ben dí outra comentarista do teu blog, non pasan en vano e deixan secuelas por mais que a persóa se convenza de que é feliz. Feliz non se é permanentemente, e nos valdeiros que deixa a felicidade, é cando se asoman os fantasmas do pasado. Ogallá que contos como éste, non aparezan máis nos meios de comunicación, como noticia do día.
    Grazas por recordárnolo.
    Fermoso poema, como todos os que tí escribes.
    Unha aperta.
    Bea

    ResponderEliminar
  14. Hola Cecy:
    Dices que te has quedado muda y pensando, pues eso es lo que me ha pasado a mí, al escuchar el relato, que por cierto, no he consumido… ¡Toda la tinta que había en el tintero! Gracias Cecy, por tu visita siempre agradable y por que te guste- lo que escribo. Un puñado de besos- que estarán en un suspiro llamando a tu puerta, en ese precioso País que es Argentina.

    ResponderEliminar
  15. Hola: Amando, estoy totalmente de acuerdo con lo tú reflexión sobre este asunto. Lo que a mí me parece es que Carola, siendo niña, supo ser muy mujer, porque por aquel entonces sería la bomba, sufriría su hermana, su madre, que no quedaron exentas de otras fealdades de este individuo.
    ¡Amando tú me pides perdón! La que tengo que pedir muchos perdones soy yo. Mil gracias hombre de Dios por todo. Cada uno entra cuando puede y nada más. Es un honor para mí verte en este pedacito de tierra gallega- donde germina algo de todo, A veces silvas, tojos y alguna planta que yo trato regar lo mejor que sé, para que florezca. Me alegra que te guste lo que escribo. Un puñado de besos ya sabes, para compartir con aquella persona que tú más quieres y que llegarán a Segovia en un instante. Ser felices.

    ResponderEliminar
  16. Marina, qué historia tan triste! Pero ya sabemos que la vida tiene de todo, momentos buenos y malos. Tu procuras quedarte siempre con los buenos y así lo transmites.
    Si vienes por el Sur, por favor mandame un mail; si estamos cerca nos vemos seguro.
    Muchos besos como siempre, hoy en forma de fuegos artificiales de Santiago.

    ResponderEliminar
  17. Ola Bea:
    Tardei en contestar, pois estiven algo indisposta- pero agora xa vou mellor. Gracias polas túas palabras sempre agradables, non teño tanta capacidade como dis, so fago o que está dento das miñas posibilidades... que cada vez van sendo más escasas. Estes acontecemento por desgracia ai moitos, e non saen todos nos medios de comunicación. Gracias raíña das neves, supoño que ai non fará tanta calor coma por aquí, que se afoga, Biquiños. se feliz.

    ResponderEliminar
  18. Hola: Isolda, en la vida hay bastantes personas con historias como esta y peores también, difícil de superar. Carola fue una persona afortunada- a pesar de las miserias vividas en su niñez y adolescencia, ella ya dio por borrado ese capítulo, Creo que con acierto. Gracias te mandaré un correo. Un beso fresquito. Se feliz.

    ResponderEliminar
  19. Tremenda historia, Marina, tremenda. Y qué bien dices cuando, en una respuesta a Bea le comentas que, por desgracia, de estas historias hay muchas pero que no salen en los medios de comunicación, por eso es más importante que, al menos, haya una vía para que se oigan, para que se escuche a tanta gente que jamás fue atendida. Bendito y por mil veces bendito sea internet que nos permite decir y escuchar.
    Un abrazo, Marina y gracias, siempre gracias.

    ResponderEliminar
  20. Hola: Tersat, que gusto verte en este mi- cachito de tierra! Y si pudiese ser personalmente y no virtualmente, la alegría sería doble. Creo que todo se puede andar ¿no? Lo hablaremos en privado. Referente a mí entrada, ya sabes que la vida de muchas personas, también hay muchas historiaras ocultas. Bueno es sacar a la luz... por lo menos una. Bendito sea Internet si señorita. Mil gracias por tu visita deseada. Un puñadito de besos- así de lejos, pues van sudaditos de tanto calor. Se feliz. Vuelve cuando gustes aunque sea solo a saludarme. Chauuuuuu Me voy a Málaga el viernes 30- 15- días.

    ResponderEliminar
  21. Eran otros tiempos y un caso así no se denunciaba. ¡Cuántos habrá habido que no sepamos!.
    En todo caso, espero, deseo, sueño, con que hoy Carola sea feliz, y consiga olvidar todo el daño que la hicieron. Si le llegara este mensaje me gustaría decirle que fue muy valiente en no dormir, y que espero que su vida de hoy sea todo lo feliz que ella merece.

    ResponderEliminar
  22. Hola: Alena, estoy de acuerdo eran otros tiempos, pero aún hoy en nuestros días, hay casos similares que no se denuncian, o por amenazas o por vergüenza. Niños/as- inocentes que se ven indefensos ante vejaciones y crueldades. Es muy triste pero es así, cuando al fin salen a la luz ya pasaron treinta o cruenta años. Alena, tu sueño, tu deseo, llega a Carola que lee mi blog. Gracias- gracias Alena, pues tu visita es un lujo para mí. Un abrazo grande. Se feliz. Vuelve cuando gustes siempre estará la puerta abierta

    ResponderEliminar
  23. Un gran saludo a Carola.Estuve con Cerdeira paseando por la illa das esculturas en Pontevedra y por el casco historico,te recordamos con gran cariño.
    Saludos de Paco el lucense

    ResponderEliminar
  24. ¡ Hola Marina!
    la historia que cuentas es tremenda, por desgracia en cada momento de cada dia sigen pasando cosas como esta, similares o incluso peores en algun rincon de la tierra,a las personas de buenos sentimientos eso nos entristece muchisimo, pero.... toda mi admiracion a Carola, porque supo llegar, escalar dia a dia. Un bicazo.

    ResponderEliminar
  25. Olá amiga Marina,

    Belíssima e comovente historia.
    Minha admiração e carinho a Carol,
    por ter escolhido o caminho do bem, quando poderia ter trilhado pelo lado obscuro da vida.
    Pra ti uma excelente semana.Beijo brasileiro de tua amiga do lado de cá do Atlantico.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Paco: No sabes la pena que me queda por no poder verte, sucede que a veces no salen las cosas como uno quiere- pero bueno, haber si en otra ocasión hay suerte y mi deseo se ve cumplido. Un abrazo bien grande y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  27. Tori, totalmente de acuerdo con tu reflexión, estos casos son una lacra muchas veces oculta y difícil de solución. Se necesita valentía y el apoyo de alguien quizá... para contarlo. Gracias amiga por tu fidelidad, eres un sol brillante. Un abrazo grande. Se feli

    ResponderEliminar
  28. Hola Luz: Gracias por tu admiración y sentimiento hacia Carola y por acercarte a este pedacito de tierra gallega. Es un placer para mí. Un abrazo grade y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  29. Una historia triste y dura, Marina, como han dicho tus amigos, y a pesar del tiempo, hiere saber que cosas así, todavía hoy puedan suceder. Basta encender la televisión y escuchar lo que han hecho los curas en Bélgica, en Estados Unidos y otros países. Se siente rabia sabiendo que por años han sabido lo que sucedía y nadie los ha denunciado.
    Por suerte en tu historia la protagonista logra superar el trauma.
    Del poema con el que concluyes tu entrada, puedo decirte que es precioso. Ha sido un placer leerlo y descubrirte.
    Un fuerte abrazo.
    Leo

    ResponderEliminar
  30. Leonel, bienvenido a ésta antesala de mi casa: tu visita es un honor para mí. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de los curas que es denigrante, entre éstos hay buenos y malos igual que entre nosotros, no hemos de juzgar a todos por lo que hicieron algunos- que nunca debieran vestir la sotana ocupando un lugar Sagrado que no le pertenecía. Tengo que decir que a lo largo de mi vida, me he topado siempre con sacerdotes muy buenos muy humanos. Estas crueldades existen en nuestros días y existieron quizá...desde que el mundo es mundo. Ahora hay medios de comunicación para saberlo o denunciarlo... pero muchos años atrás no era posible. Carola, superó el trauma poniendo toda su fuerza en querer dejarlo atrás porque solo así, podría ser feliz. Su amor empezó con una sonrisa y creció con su primer beso. Un abrazo- y se feliz.

    ResponderEliminar
  31. Marina querida, no creas que te tengo en el olvido,es que estuve de mudanza, estamos en el campo...una casa pequeña pero muy tranquila, donde se respira aire fresco, es pura naturaleza,al fondo tengo un pantano que cuando lo miro...me da tranquilidad, no se como resultará el invierno...Dios dirá.Este año no fui ni un día a la playa,por falta de tiempo, a La Coruña voy todos los días a cuidar mis dos soles...hoy entro a las tres menos cuarto y no llego hasta las once...haber si aguanto...menos mal que tengo el coche pequeño y me puedo desplazar a mi antojo...porque el coche de línea...
    Espero que tus vacaciones fueran distintas a las mías...que disfrutaras como te lo mereces, aún que te parezca mentira me acuerdo mucho de ti, y sobre todo cuando oigo Pontevedra en la tele, casi todos los días...

    Te dejo,escribe una historia o poesía de esas que nos hacen conocer o vivir.

    Un beso, Marina

    ResponderEliminar
  32. Hola mi querida Ave mensajera, tú que estás allá tan lejos, siempre levantas el vuelo para acercarte y llamar a ésta puerta que siempre encontrarás abierta. Así que estás de mudanza, pues me alegra todo lo que sea para tu bien. ¡Que linda una casita de campo! ¡En medio de la naturaleza y un pantano al fondo! Pero eso debe ser una gozada... incluso para soñar despierta e inspirarte para componer poesía que es lo tuyo. Te queda un poco lejos del trabajo por lo que dices, pero teniendo un coche... no hay distancias y también da libertad. Ten mucho cuidado en la carretera. Yo hago lo mismo aunque no lo creas, te recuerdo muy frecuentemente. Pasé mi descanso en Málaga- Torros, respirando aire de monte y a pie del mar Mediterráneo. En compañía de mi hija, mi yerno y mi nieto más chiquito de dos años que es un cielito y hace las maravillas del mundo mundial.

    Mi blog está de momento parado, estoy curando un gripón de verano y no me siento inspirada, espero que pase pronto. Los amigos/as que quieran saludarme pueden como tú, hacerlo en esta entrada. Gracias Asun, eres un Ángel. Un abrazo grande. Se feliz.

    ResponderEliminar
  33. "Cada uno de nosotros está en la tierra para descubrir su propio camino, y jamás seremos felices si seguimos el de otro".
    (James van Praagh)
    Has escrito una historia muy emocionante.
    Sé feliz tú también.

    ResponderEliminar
  34. Hola Manuel: bienvenido a este sencillo rincón. Que razón tan grande! ¡Ese es el camino, el nuestro! Que cada uno debe seguir con sencillez y humildad, aunque de esto último no queda mucho... pero bueno hay de todo en viña del Señor. Gracias Manu. Un abrazo y se feliz.

    ResponderEliminar
  35. Olá amiga Marina,
    Devo estar ausente de meu modesto espaço,
    por algumas semanas,pois estarei na companhia de minha filha, neto e genro em Portugal.
    Te deixo um grande beijo, minha admiração e o
    desejo de que te recomponhas da gripe o mais rápido possível.

    ResponderEliminar