lunes, 26 de octubre de 2009

SOSIEGO Y A LA VEZ MELANCOLÍA.

Ya está aquí de nuevo el sosegado otoño preparando su precioso colorido, que no desmerece nada- ante la primavera: las hojas de la arboleda recobran bellos y diferentes tonos, ocre- verde- rojizas- amarillas- azuladas. Ésta hermosa época del año, se asemeja un poco a la madurez de nuestra vida. A mi modo de pensar es, quizá la etapa más plena- más sólida y profunda del ser humano. ¡Yo, exclamo! Aquello que alguien dijo primero que yo. ¡Que pronto se me ha hecho tarde! Perece que aún no hace tanto, estaba mi niñez a fuera, mi juventud en el porche y- mi vejez- llama a la puerta. Pero acato dócilmente la experiencia y el consejo de los años. Y abandono con garbo las cosas de la mocedad. Es tiempo de reposo para la tierra después de haber parido su cosecha: igual que nosotros mismos, reposamos después de haber trabajado una vida entera. También los árboles tienen su descanso después de haber dado sus frutos, sus hojas caducas de preciosas tonalidades, son el reflejo del brillo- del brío de la primavera y verano que atrás se ha quedado. En los días soleados, de mañana, camino por las orillas del Lérez. Es el lugar apropiado donde doy rienda suelta a mis sentidos donde la bruma del alma se difumina para ver el horinzote más limpio. Contemplo embelesada la floresta y el agua. El follaje de diversos matices da forma a un bello cuadro que ante mi se presenta, enmarcado por el bello cielo azul y los suaves rayos del sol mañanero, reflejando un magnético brotar de estrellas en el agua de este remanso río que el alma sosiega. Sin embargo aquí están... los días más fríos, más cortos, lluviosos de- ventisca: aproximándose me envuelven en oleadas de melancolía, que abaten el ánimo y entra en el al alma como una despedida, una especie de adioses de playas desiertas, de ausencias que parecen eternas, que traspasan la vestimenta y llegan corazón. ¿Seré la única que sufre este padecimiento? ¿Soy quizá un bicho raro? ¡Soy como soy, sin poder evitarlo! Así… con los sentimientos marchitos- siempre en esta estación del año. Igual que los pétalos de una flor que en invierno se mustian- se van cayendo y se queda la rama muy sola, sin sentir el aroma, el encanto, la ternura, y la alegría que se desprende de una rosa.
1- de noviembre de obligada visita a la ciudad de los silencios depositados- igual que un océano oscuro e infinito. ¡Que largo- largo se me hace este mes! ¡Sin embargo hay que pasarlo! Luego llega diciembre con las fiestas navideñas… tiempos de recuerdos- de añoranza. Pero yo me pregunto ¿porque ésta melancolía? ¡Si tengo que estar contenta! ¡Dar gracias a Dios y la vida! ¡Tengo a mi vera todos mis tesoros! ¡Mis hijos! Y nietos/as, sanos y felices. ¿Quizá sea un pecado este mal que yo siento? Sin embargo quisiera dormirme ahora y despertar en enero, con todas las fiestas pasadas. ¡Con todo lo que acarrean materialmente! Y sentimentalmente. Envejezco con rapidez, porque aún no están tan cerca, y ya estoy deseando que venga febrero que los días son más largos y el ánimo ya no andará por los suelos. Que así sea.

Besos a puñados. Y felices tiempos.

Vaga- el alma solitaria,
hacia un oasis incierto,
sobre una nube blanca-
olvidada por el viento.

Entra la luna en mi alcoba,
con sus ojillos mirones-
iluminando los rincones-
del alma que aún hoy solloza.

Mas cuando ésta solo sueña,
con la luz de una esperanza,
ya el corazón canta y juega,
con ésa pasión desbordada.

Hay Un lucero en la noche
un nuevo que sale al alba,
el uno acaricia mi sueño
mas el otro me da la calma,
al verlos siento el sosiego,
que a mí ansiedad le faltaba.

25 del 10 de 209.
Marina Filgueira.

28 comentarios:

  1. Ánimo Marina…disfruta de tus hijos, de tus nietos, de tus amigos, de los paseos por la orilla del Lérez…la vida es muy corta para desperdiciar ¿dos meses?...ni un sólo día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pepe: Gracias por tu estimada visita y por tus palabras de aliento. Es un placer volver a "verte” por aquí. Un besito desde Pontevedra, que en un soplo está en Sevilla, la tierra de la alegría. Se feliz.

    ResponderEliminar
  3. Marina, estás viva... por eso noviembre y diciembre... también estás viva, como la tierra que nos dices, tambien tú descansas... no es fácil llevar ese corazón así como si nada todo el año... sin descanso... es tan grande... que como los árboles se le ponen colores de biendescansar... y no te dejes embrujar por las hojas que ruedan... haciendo el milagro de que tambien los suelos sean frondosos... sonríe, sonríele tambien al noviembre y a su poca hierba... y a diciembre con el suelo duro pa defenderse del mucho frío que, cada vez, le toca, pobrecico... sorié, sonríe Marina... que es vida...
    Y sigue dando besos paque e no haga frío...
    Ahí va el mío... que me pasa como a tí... asique a entrenar toquisqui... Muá, muá, muá, y muá... mira ya hace más calorcico...

    ResponderEliminar
  4. Hola Iago: No sé si te han dicho alguna vez que eres un cielo azul- de esos que una tiene por fuerza y por fortuna ¡Que sonreírle!... Gracias por ese calorcillo tuyo y de todos… que siempre viene bien para una ir aflojando la pinza que aprieta. ¡Aunque no ahogue! Besitos que llegarán en un suspiro a Salamanca para posarse en tu carita traviesa. Chauuuuuuuuuu Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes Marina.
    Mi amigo Pepe Gónce me ha sugerido una visita a tu sitio; me ha gustado, así que si te parece bien, me quedaré. Ya estás en mi lista.

    En cuanto a lo que has escrito, a pesar de todas las cosas buenas que tenemos, me siento como tú.
    En cuanto se va el sol del verano y las tardes se hacen tan cortas, me gustaría saltar en un vuelo sobre el calendario, hasta primeros de enero, cuando se vuelve a sentir que el día se va vistiendo de luz y los almendros sacan a pasear sus flores, al menos por mi tierra malagueña.

    ¿Te he dicho que me gusta tu blog?
    Veo que tu mandas los besos a puñaos, yo según el día.
    Hoy pues de alegría por conocerte.

    PS. Cauchil, de nuevo te encuentro.

    ResponderEliminar
  6. Isolda: Malagueña, Bien venida a este pedacito de Galicia. Es un gusto recibirte. ¡Me alegra tanto que te guste y te quedes! El conocerte a ti, también es un placer para mí, además tenemos algo en común. Gracias PEPE Gonce. Isolda que preciosos los almendros en flor.

    Sabes estoy en una coral y precisamente ahora ensayamos una canción que habla de los almendros en flor, es muy bella. Hace tres años estuve en Málaga en un viaje de ocho días y me encantó, es muy bonita y los malagueños muy agradables me lo pasé bonito. Bueno pues por hoy me callo. Ya hablaremos en otras ocasiones ó, eso espero. Un abrazo cálido. Se feliz. Vuelve siempre que gustes.

    ResponderEliminar
  7. Ola Marina,
    Non podía faltar o teu canto ao outono, ainda que as notas sexan un pouco melancólicas pero tamén eso nos fai falla para volvernos un pouco mais hacia dentro de nós mesmos. Non che pasa a tí soia. Os cambios aféctannos a tod@s aínda que cada quén o leve á súa maneira e non diga nada. Se o outono fai que broten estes versos que escribes, debes bendecilo. Se o outono arranca de tí palabras tan bonitas... por algo será e se fai falla veste a Lugo cando neve, e xa me contarás a delicia dun nadal branco ao pé da lareira, comendo unhas fillóas recien feitas... Confeso que a min pásame o mesmo. Os días curtos, a chuvia, o gris... pero si eso aínda non chegou, non ves que seguimos de verán???
    Unha aperta Marina. Estás con todos nós!
    http://leriasdebea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Cometí un error el día en que entré por vez primera, y no me di cuenta. Espero haberlo subsanado y que me aparezcan las actualizaciones cuando deben, y no tantos días después.
    Pero bueno, llego a tiempo.
    1 de noviembre, día de silencio, y de recuerdos.
    Sí es verdad, lo importante es, como bien dice Pepe, que estamos vivos y podemos recordarlo.
    Y quién sabe, Marina, a pesar de que el recuerdo tantas veces es dolor y peso, lo mismo también nos ayuda a ser un poco más felices.
    Beixiños

    ResponderEliminar
  9. Ola Bea: Con- que bos ollos me ves miña reíña, sempre con palabras que a min me parece que non merezo, si... tes rozón, xeralmente as persoas que padecemos algo melancolía, e que... miramos moito dentro da alma. Xa quixera eu pasar un Nadal branco o pe da lareira comendo esas filloas... ummmmmmmm que ledicia, e algo de envexa tamén. Un abrazo grande- grande.

    ResponderEliminar
  10. Hola Amando: No tengo palabras para decirle la alegría que me da- al ver que usted ha dejado sus huellas en este pedacito de tierra gallega. Gracias Amando, es todo un lujo que un ESCRIBIDOR como usted, me deje su mensaje de ánimo y cariño. Un puñadito de besos desde Galicia.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marina, soy Elèna Casero. Llego aquí a través de Alena, que me ha enviado una copia del comentario que dejaste sobre mi libro.

    Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado, te haya hecho sonreír durante un buen rato.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Lo importante es no estar muerto estando vivo... el resto, ya lo sabemos, lo hemos visto muchas veces.

    El otro día decía en una boda que la vida no está para esperarla...

    Y lo sigo diciendo, la vida está para vivirla.

    Me agrada leerte... sin duda.

    ResponderEliminar
  13. Marina ,para empezar ,te mando un ramo de cariño salpicado de besos, haber si con el aroma que lleva se desace ese nudo de melancolia y sentimientos marchitos, el otoño, el invierno pasaran y seguiras velando por tus tesoros mas preciados como siempre,pero....no solo por ellos sino tambien por todos los que seguimos,las placidas lecturas de tu blog, por lo tanto, animate y sonrrie siempre..... biquiños.

    ResponderEliminar
  14. Elena, ha sido un placer leer tu libro. Felicidades por tu inteligencia y tu forma de plasmar Tribulaciones de un sicario. Un beso, y adelante. Se feliz.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Odiseo, tus palabras siempre sabias, dan ánimo para reflexionar y vivir más alegre la vida. Sabes, además de sabio, eres un cielo. Un besito y se feliz.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Tori, por tu precioso regalo- el ramo que ya empiezo a notar el aroma... y tu cariño, hay que ver... como las palabras que tu corazón salen, ayudan a difuminar la niebla que envuelve el alma mía. Gracias amiga por tu mensaje de ánimo y de cariño. Un puñado de besos sale en este instante cruzando la distancia que nos separa, pero que en un suspiro llegan a la Rioja Alavesa para posarse en tu carita. Se feliz.

    ResponderEliminar
  17. Que no se pongan otoñales tus días...


    Te dejo un beso Marina!

    ResponderEliminar
  18. Bonita flor: Tu presencia es como el solecito cálido que diluye la bruma del alma. Gracias por tus palabras y tu beso. Yo te mando un puñadito de besos que salen volando y en un suspiro están en Latinoamérica, para mimarte Flor deshilvanada

    ResponderEliminar
  19. Marina la melancolía como la niebla, levanta. Cuando lo hace, nada ha desaparecido, todo sigue en su lugar, lo tienes, incluso lo redescubres. Echar la vista atrás para tomar impulso. Lo escribo para creérmelo porque la melancolía es tentadora. Un abrazo grande de color otoño.

    ResponderEliminar
  20. abuela....ojala yo sea capaz de vivir la vida con la pasión que tu lo has hecho

    un besO!!!!

    sheila

    ResponderEliminar
  21. Holaaa… Cauchil preciosa, ¡Que gusto verte! Gracias por tus palabras y consejos... y, de corazón te digo... aplícatelo a tu ánimo también. Nunca decaigas. La felicidad no se acaba, lo que pasa es que a veces oscurece. Sin embargo siempre llega un día en que la felicidad, es ese momento que no tiene prisa ninguna y se queda a nuestro lado. Besitos. Se feliz. Ha sido un placer hablar con tigo es te ratito.

    ResponderEliminar
  22. Hola mi cariño, como no, tú ya la vives y la vivirás mucho mejor que yo. Pues me sentaré vigilante siempre en esa orilla del camino de tu vida, por si hubiera algún cardo... sacarlo. Tú seguirás feliz- dichosa y más apasionada. Por que eres un cielito y te lo mereces. Un abrazo muy fuerte. Para ti y David.

    ResponderEliminar
  23. Buenas tardes, Marina.
    Yo y mi despiste...Oh, cielos, venga a preguntar por ti, venga a pronunciar tu nombre sin ser capaz de ercordar este pedacito de ti, esta tu casita; discúlpame, ya sabes cómo anda siempre mi loca cabecita y que este último mes se puso aún más dislocada...
    Me gusta leerte, me gusta saberte, da igual que sea noviembre y, espero, que sea también en diciembre; mientras nos daremos calor y carño para hacer esa travesía que, a muchos, no nos resulta fácil.
    Un abrazo ojos bonitos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Tersiña: Me alegra mucho que hayas pasado por aquí. Yo se muy bien por lo que has pasado-aunque solo se quedara en un gran susto, también fue- no cave duda... un buen disgusto. Y con todo, tu cabecita funciona a la perfección. Eres una chica sensible y a la vez fuerte...y es que en ocasiones así uno saca fuerza de donde no la hay. Estoy muy alegre por vosotros los dos. Por que tu compañero se haya recuperado y que todo vuelve a la normalidad. Un abrazo grande lleno de energía positiva, para que todo marche sobre ruedas. Ser felices.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por dejarme tu comentario lo que me alegra porque así he podido llegar a tu casa y ver que a tí también te hace pensar.... en añoranzas vividas y en letargos casi eternos.Feliz fin de semana y quiero decirte que a tu locura yo me sumo también... El otoño es un preciosa estación para vivirla con intensidad esperando el renacer de la primavera y las nuevas ilusiones... y sentir que estamos vivas... pero en nuestro mundo particular....¿ No crees? Un placer haberte conocido.Angela

    ResponderEliminar
  26. Hola Ángela: Gracias por devolverme la visita. Que sepas que me encanta tu blog, es original quizá deferente de tantos... se pasa un rato agradable viendo todo lo que haces y es cribes. Gracias de nuevo por tus palabras, sé que no soy yo sola, la que padece de melancolía. Tienes razón la decir que renacerá la primavera con nuevas ilusiones. Des pues de la tempestad llega la calma. Un beso, y vuelve cuando gustes será un placer.

    ResponderEliminar
  27. Me encanta el otoño ¡y que bonito debe de ser estando al borde del mar! Creo que necesito unas vacaciones otoñales y ahora, con tu escrito tan sentido, mucho más.

    ResponderEliminar
  28. Ay! María, que alegría me da saberte en mi parcelita. Las vacaciones... en verano cariño, que ahora mismo llueve a cantaros. Yo no vivo tan cerca del mar. Eso si, en verano paso algún tiempo allí con algunos de mis hijos, un poco en la Lanzada y otro en Moáña y Cangas, son los tres rincones de ensueño. Gracias por tu visita y vuelve siempre que gustes. Un abrazo cálido. Se feliz.

    ResponderEliminar