lunes, 16 de marzo de 2009

MI VIAJE A MURCIA

Hoy en mi corazón hay nueva sensación, brilla una nueva luz que es esa la del mar Mediterráneo, la llevo en mi recuerdo para no olvidarla más. Os cuento así un poco de refilón mi viaje a la Manga del Mar Menor- Murcia, esa bella Ciudad llena de luz y de sol. Lo importante para mí fue haberme encontrado personalmente con mí amiga Inter-nauta Tersat, ella es esa sensación de sentirse a su lado un poquito más joven, aprecié el calorcito de sus manos de su abrazo humano su acogida, de su mirada tierna de luz de amor y a la vez firmeza. Tersat es esa personita digna muy digna de querer de abrazar de darle mil besitos. ¿Que curioso? Siendo la primera vez que nos veíamos, me pareció que nos conocíamos de hace mucho tiempo. Dicen que hay mucho gandul por el mundo… pero también encontramos gente maravillosa. Quisiera decir tantas cosas, que no encuentro palabras adecuadas para todo lo que ella merece. Dos horas y media no dan para mucho, pero como una buena guía nos enseño algunas cosas más relevantes de Murcia. Espero que haya otra ocasión de encontrarnos se que le gusta Galicia y la he invitado a pasar unos días en mi casa, espero que venga. Me han enviado un correo electrónico con Murcia y todos sus rincones aquellos que yo no pude visitar por el mal tiempo que hizo en esa ocasión, acompaña este correo, una canción de Placido Domingo que dedica precisamente a la tierra murciana.
A pesar del mal tiempo de cuatro días, tres fueron de sol y calorcito que aprovechamos para hacer un par de excursiones por el mar Menor que por cierto es bonito y relajante parece una balsa de aceite, y por pequeños pueblos del interior de éste. Visitamos un par de museos… el del carnaval y el del famoso Belén.
Estuve en un HOTEL DE CUATRO ESTRELLAS lo escribo en mayúsculas porque así se lo merece, es Hotel Balneario… precioso, precioso, situado prácticamente encima del mar, tiene una terraza grandiosa con dos piscinas una al aire libre de agua salada, otra cubierta de agua caliente y salada también con chorros relajantes y aparatos dentro del agua para hacer gimnasia allí mismo. Hamacas preciosas por toda la terraza con sombrillas de paja para tomar el sol… o sea todo un lujo. A pié de mar en dos pasos ya se está en la playa, me pregunto yo como han dejado construir en las orillas del mar, me parece peligroso…si hubiese un maremoto, una ola gigante, ¿Que pasaría? Mi habitación con un balcón daba al mar, fue una maravilla levantarme cada mañana para ver la inmensidad del Mediterráneo que parecía no tener fin, ver nacer el sol aunque solo en esos tres días… y ocultarse al atardecer reflejando sus rayos luminosos sobre el cielo azul y el mar, pintando así de colores… rojo azul verde y la frescura del olor a sal, formando una estampa divina para nunca olvidar. Los primeros días se antojaba verde y bravucón con el temporal pero también hermoso, las olas abundantes altas con su rosario de espuma como un caballo blanco cabalgan unas sobre otras rugiendo deseperadas por llegar a su orilla besar la arena dorada que siempre espera tranquila con sus charcos, su llegada. No sé yo… si cantaban reían o lloraban, lo que si sé, es que las olas tienen voz tienen alma algo querían decirme, pues en su murmullo también hablan y ahora que estoy tan lejos también siento su rugir en la distancia.

Un abrazo para quien me quiera leer.

17 comentarios:

  1. Marina. gracias. Así debería empezar y terminar porque, cuando las palabras se utilizan con toda la carga de sentimiento que llevan, dicen todo, pero no lo voy a hacer porque, ya sabes, tengo dos manantiales locos, uno en la boca y hablo y hablo y otro en los ojos y lloro y lloro; ambos se han llenado al ir leyéndote.Sí Marina, espero volver a verte, volver a abrazarte y pocas cosas me gustarían más que fuese en esa tu geografía que, en efecto, tanto quiero y tan bien me hace sentir. Doy gracias a las hadas, a los trasgos, a las meigas, o quien fuera que me puso en el camino de conocer a alguien como tú.
    Te lo dije mirándote a los ojos y te lo digo ahora, me gusta leerte cuando dejas que las palabras no te manden, cuando dejas que sean ellas las que se van poniendo en tus dedos, cuando no piensas y sólo sientes.
    Me alegra que este Mar te sentase así de bien, porque se te nota, Marina y te animo a que no dejes nunca que nada ni nadie nuble esos bonitos ojos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tersat, por tus bonitas palabras, es un placer saber que estas cerca que entras en este cuartito que yo tengo reservado para gente de buena voluntad y sensible como tú.
    Deseo que tus anhelos y sueños se cumplan y se cumplirán! Pidiéndolo al duende del Universo con fuerza tú piensa que ya estás en Galicia entrando por mi puerta y tu deseo se hará realidad. Eso fue lo que hice yo para encontrarme con tigo, y mira se cumplió.
    Besos cielo.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que pudierais conoceros y hablar de lo humano y lo divino,que alegria( perdónenme por este arranque patrio ) tener una paisana tan humanamente plena como tú Marina que te haces querer por quien te conoce inmediatamente.
    Boas noites Marina
    Paco

    ResponderEliminar
  4. Marina ¡ cómo me alegro de tu viaje !. Qué bien que hayas traspasado la barrera de la pantalla y mejor todavía que tu deseo lo hayas podido tener en tus manos. Quien tiene un sueño y lo consigue es doblemente afortunado. Ah! y no dejes de escuchar las olas que son muy habladoras . Un abrazo y gracias por la invitación a tu casita de campo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Paco, por tu visita y por tus palabras siempre amables, vuelve cuando gustes… es un placer saber que entra en este cuartito. Un beso Marina.

    ResponderEliminar
  6. Cauchil, gracias a ti por visitarme y dejarme tus bonitas palabras. Es verdad que si algo deseas con fuerza lo consigues, por lo menos algunas cosas, ¿no te gustaría visitar Galicia? Sería precioso tener todos los contertulios de este blog, un encuentro para conocernos personalmente y cambiar impresiones… es difícil pero no imposible! Me gusta soñar. Un beso y vuelve siempre que gustes es un placer. Marina.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marina ,soy Soto,¿me recuerdas? !Haz un esfuerzo!Ya está soy aquel chico tan majo el.
    La verdad,ando un poco falto de fuerzas y la verdad que hace tiempo que no te hacia una visita.
    He leido tu post,y leyendolo me parece un clonico de sentimientos con lo expesado por Tersat en La Tertulia a raiz de conocerte.¿porque sucedió esto?Porque son ustedes las dos las receptoras del hermoso gen de la sensibilidad y del sentimiento.
    Apertas agarimosas

    ResponderEliminar
  8. Holaaaa Cerdeira! Bien venido a mi casita de campo, pasa… pasa y siéntate hombre que ahora mismo te sirvo un descafeinado, que conste que… lo hago para que te asomes más a menudo a ésta venta y así charlar un poco. La verdad no vivimos tan lejos y que poco nos vemos. Me agradaría una tarde reunirme con vosotros tú y tu mujer para tomar algo y charlar un poco. Gracias Cerdeira por tu visita. Besos para los dos. Marina.

    ResponderEliminar
  9. Yo tambien practico algo tan sano como soñar despierta...¡uffff si no fuera por eso!. Quien sabe , no está nada mal que los contertulios nos viéramos en tu tierra...cierro los ojos y ya oigo las risas...humm, huelo a pulpo...
    Si los duendes y hados quisieran...o quisiesen...

    ResponderEliminar
  10. Verdad que sí? Cauchil, yo pienso que sería precioso conocernos, mirarnos y olisquearnos. Me encantaría mirar a los ojos a las personas con quien hablo mientras escribo, no importa que sean altas, bajas… gordas o flacas, la belleza es la que no se ve, a mí modo de ver es la que llevamos dentro de cada uno de nosotros, esa es la que importa. Solo esa. Gracias por tu visita. Un abrazote y vuelve siempre que gustes, será un placer para mí. Marina.

    ResponderEliminar
  11. Me paso por tu casita de campo para darte un abrazo . No todos dicen lo que piensan, ni hacen lo que sienten. Sentir, pensar,decir o hacer en consonancia es el equilibrio. Tu lo tienes de forma natural. Ah! que no es peloteo !. Es lo que me transmites.¡ Qué suerte tener La Lanzada a mano !.

    ResponderEliminar
  12. Cauchil, pasa, pasa toma asiento y respira aire puro… mientras preparo algo para picar, por ejemplo… ¿Unos berberechos al vapor? Que alegría que entre por ésta puertecita pequeña… personas “grandes” como tú, y tampoco es peloteo. No sabes cuanto agradezco tu visita. Hablando de equilibro… lo procuro siempre, aunque a veces me falle… pero sé fijamente que en todos los aspectos de vida, debe haberlo. En el amor, en el comer, en la higiene, en el deporte, en el descanso, en el trabajo, en nuestro comportamiento, en las palabras que decimos… en lo que sentimos y un sinfín de cosas más… para una calidad de vida, ser felices y hacer felices a los de más. La Lanzada está a media hora de camino en coche, no es muy cerca pero vale la pena hacer ese trayecto. Gracias por ese abrazo. Otro para ti y besos a puñados desde Pontevedra. Marina.

    ResponderEliminar
  13. Ah!! vuelve cuando gustes será un placer recibirte. Marina.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí Marina, el equilibrio a veces es difícil por los zarandeos de la vida, parecemos muñecos de feria de esos que caen y se levantan solos. Pero hacer felices a los demás no cuesta tanto, poner una buena cara, decir una palabra a tiempo, acompañar en silencio, escuchar, escuchar y sonreir. A mí me anima ver a alguien sonriente por la calle, yo lo hago como prueba y...oye que resulta. Que la gente se vuelve más amable, así que los lunes porque son duros de roer , los viernes porque huele a fín de semana,y el resto de la semana porque van en el centro pues procuro entrar siempre a trabajar como salgo, sin caras largas.

    Oye me has dado en mi punto flaco, los primeros de mes y para dos que somos en casa los celebro con dos kilos de mejillones y otro de berberechos y siempre los hago al vapor, aunque tu punto me parece que ha estado mejor. Un rato estupendo de verdad. Volveré a respirar tu aire puro y a cargar las pilas. Ah!!! ponte en marcha y no retrases una poesía o lo que quieras decirnos que yo siempre lo espero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. feliz cumpleaños y que celebres muchos con muy buena salud en compañia de tu familia y amigos.
    Tu paisano lucense
    Paco

    ResponderEliminar
  16. Cauchil, bienvenida de nuevo, que bien como me gusta que me visites, no sé por que me parece que tú eres gallega o descendiente de gallegos, por aquello de duros de roer… es una frase que se dice aquí, también por los mejillones… que ricos están al vapor con unas gotas de limón… y en empanada con unos trocitos de chorizo muy poco, picadito por medio de la empanada… sale! Que se chupan los dedos. Coincides conmigo en cosas, yo también saludo siempre con una sonrisa, a veces vecinos que llegan a vivir aquí por primera vez, no les conoces pero les saludas sonriendo y corresponden con otra sonrisa. Son gentes jóvenes y aunque se dice son menos sociables, sin embargo quedan muy agradecidos. ¿Bueno Cauchil conoces Pontevedra?
    Ya me lo harás saber. Un abrazo de esta amiga que tienes aquí en Pontevedra. Marina.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias paisano, es un placer que entres por ésta puerta para felicitarme, adelante y toma asiento mientras te sirvo una copa de champaña y otra para mí.
    ¿Brindamos? Por que cumplamos… aquí está el dilema… tú muchos más, yo, los que sean el asunto es llevarlos bien como hasta aquí, con calidad de vida. Gracias Paco. Un Abrazo Marina.

    ResponderEliminar