jueves, 12 de marzo de 2009

MELANCOLÍA.

Nace otra vez la mañana, de un día más de lluvia calmada.
Abres la puerta, ahí está la calle, comienza el bullicio de horas rutilantes.

Intenta navegar el alma, por caminos desiertos donde no hay tumultos ni griteríos, junto a la voz del silencio.

Éste que también yo necesito, tiene “palabras” tiene risas, tiene sonido y aliento.

¡No! No va naufragar el barco, aunque la tempestad lo sacuda porque lleva buenos remos, la vela en la altura, el capitán bien atento en ésta su andadura, para anclar en el tiempo y quedarse para nunca más oír el viento.

La calle suena a palabras mixtas calzadas de quimeras petulantes de amor sin raíces en un laberinto sin salida.

¿Que es el azar? ¿Quizá el Universo a la deriva? O la locura del ser humano, o un casual encuentro de un día lluvioso en mi puerto.

Mi teclado sigue contando historias y llevándome por diversos parajes de sueños, pesadillas escondidas y temporales ocultos.

Besos a puñados para quien guste leerme.

5 comentarios:

  1. ¡Bravo! muy bien, Marina, me ha gustado, mucho, mucho.
    Creo que, tus vacaciones, te vinieron estupendamente
    Puede que "el corsé" se quedase nadando en el agua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No puse mi nombre, soy tersat, torpe que anda una.

    ResponderEliminar
  3. Navega, navega Marina, que tu nombre ya huele a brea y mar.¡ Claro que tu barco es seguro !. El silencio suena a caracolas y la tempestad sólo te mece. Suelta el lastre del dolor o de la pena y déjate arrullar por la nostalgia,que no estorba recordar lo bien vivido.
    Hoy me han gustado especialmente tus palabras. Me hago eco de Tersat...Bravo, bravo...y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay Tersat, que gusto que entres en este rincón de mi casa,
    como dicessss? Torpe que es una? Con torpes como tú me quiero encontrarme siempre.
    Gracias por tu visita… son tan graciosas tus palabras, que siempre me hacen reír un poquito, vuelve cuando quieras. Un beso. Marina

    ResponderEliminar
  5. Hola Cauchil, tus palbras son como una melodía
    que llega hasta mis ojos, mis oídos y a mi alma. Que bonito escribes! es un deleite leerte. Gracias por tu visita a mi casa de campo siempre será un placer recibirte. Un beso
    Marina.

    ResponderEliminar