sábado, 3 de enero de 2009

23 de diciembre 2008

Ya es navidad esta mañana,
me levanto muy temprano,
aún sin haber salido el alba.
¡Inquieta en ésta espera!
se abre paso la esperanza
con una luz en la tiniebla.

Aún de noche, tomo mi café...
en silencio.
Salgo al patio: amanece en el horizonte,
lucen y brillan las estrellas...
en el cielo.
Y a la magia de mi memoria asoman...
los recuerdos.

Ríos de paz y melancolía,
que con fuerza chapotean,
sobre mis raices y llegan hasta...
mis sueños.

Un caudal de cariño que viaja...
con el tiempo.
Y me acompaña en mi vida.

Por eso hoy, siento nostalgia,
de aquella felicidad perdida,
de ese tiempo que ha pasado,
aquellas manos aquellas miradas
que su ternura me ha dejado,
creo oír su voz en cada esquina.

Mis padres, padrinos y abuelos,
y otros seres que se han marchado,
aunque no estén en mi compañía,
viven siempre en mi recuerdo.

Un abrazo y filiz año 2009.
Escrita el 23 de diciembre de 2005.

Mi valle dorado.

Está lleno de color y reflejo,
adormece acaricia y embelesa.

Pues nostalgia es lo que siento,
recordando el olor a madre selva.

El nido de amor que llevo dentro,
enciende mi corazón y me desvela.

¡Ay! Bonita tierra mía
aquella donde yo nací,
donde corría y jugaba,
una vez cuando fui niña.

Los campos, fuentes y bosques,
cauces ríos zarzas y montes,
el perfume de azahar en primavera,
¡El canto de la cigarra de noche!

Mi amor para ti será siempre
Un fuerte abrazo sin tregua.

28 del 2, de 1980.

SANTA MARÍA DE XEVE.

Raposeiras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario