lunes, 22 de diciembre de 2008

LA FUENTE

En la cálida mañana.
al salir el sol en el horizonte
despierta la brisa mansa…

Acércate a la fuente que no seca,
escucha el murmullo del agua,
verás que te dice en una queja:
¡Relaja el alma!

Serenamente piensa…medita,
pues la fuente también habla…
canta…juega baila y suspira.
Que nada, empañe tus sueños,
abandona la cárcel sombría,
aísla los malos recuerdos,
¡Relaja el alma!

El manantial corre con ansia,
acaricia la senda los campos,
da fruto sano la tierra labrada.
¡Relaja el alma!

Sosegada, escucha tu corazón,
busca en el fondo de tu alma,
Porque hallarás alguna razón.
¡Relaja el alma!

Grita también si es preciso,
pues en el grito se va la rabia,
sube al monte abraza un pino,
respira allí la brisa mansa.
¡Relaja el alma!

El árbol signo de paz y energía,
abrázalo en la vida diaria,
pon énfasis en amor y alegría,
que nada hiera tu mente sana.
¡Relaja el alma! Relaja el alma

Marina Filgueira García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada