martes, 25 de noviembre de 2008

Viajar entre libros...

Es muy atrayente dar un paseo por la biblioteca y tener acceso a los estantes. Cunatas palabras aquí calladas, esperan a que la voz de alguien las haga sonar. Cuantos autores, ensayistas, poetas, grades historidores: y traductores que no son menos héroes, que casi nunca o nunca son reconocidos... depositaron en éstos libros, su lenguaje, su voz, sus sentimientos, su inteligencia, ¿cuantas horas de su vida dedicadas a ésta tarea de la escritura? ¿cuantos sueños, pesadillas, e hitorias aquí plasmadas? Para que nosotros nos deleitemos, y sigamos dando sonido a su voz ya callada, dentro de estos libros íntegros. Puedo decir que de oro.
Aquí con precaución, recorremos el laberinto de volúmenes… pasando el tiempo husmeando las páginas de antiguos libros y también contemporáneos, los cuales se guardan como reliquias en una arca sin profanar. Aquí…en silencio transitorio con apagados bramidos, existen ejemplares que huelen a viejo… a antaño, de la distancia y del olvido. Mi anhelo imperioso me estimula a frecuentar los andenes, con sumo cuidodo y el aliento reparador tratando de renovar y revivir los olores viejos de las hojas y dar vida a ese vocablo que el azar pone ante mí mirada amante de la buena lectura.
Es una gozada... besos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario