sábado, 25 de octubre de 2008

Un canto a Lorca

Yo quiero dedicarle unas sencillas palabras. A mi poeta preferido.
Has dormido tu sueño tranquilo
en una fosa común y fría
al pié de cualquier camino,
en el fondo de un barranco,
pasando los inviernos fríos.
duéleme saber de ti sin calorcito
sin un techo que tape la lluvia
donde descanse tu sueño infinito.
pero por fin, tendrás un jardín...
merecido, anclado, y florido.
se que te llevarán muchas flores
yo que estoy lejos no me resigno,
así haré de tu poesía canciones,
para cantarlas al albedrío.


Aunque dormido estuviste
en ese lugar mojado y frío
tu alma volando fue siempre
contando lo que escribiste.

Un poeta como tú nunca muere,
Solo el cuerpo se marchita,
¡O… es esa envidia maldita!
Que corta de cuajo la suerte.

Es el cuchillo o la daga,
que el burro lleva entre dientes,
para clavar por la espalda,
el cobardón miserable y pelele.

Como lloramos tu ausencia,
oh! compañero del alma
al leer tu poesía echicera.
Hoy me duele la sin razón,
como si algo mío fuera.

besosssss.

Feliz fin de semana para todos/as.
Desde Pontevedra que e Boa Vila.


La tormenta.


La lluvia cae sobre los cristales
haciendo un gran ruido ¿son piedras?
Yo me preguntaba entre tinieblas
no hay luz en la casa ni en la plazoleta
la luna oculta entre nubes negras
truenos rayos alumbran mi ventana
bajo el manto de la noche ¡la tormenta!
Las horas se hacen muy largas, largas
En un titubeo de miedo que apenas soporto
Comienzo a percibir la huella melancólica
con mi insomnio, despierta… resignada…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada