viernes, 17 de octubre de 2008

Mi discurso de recibir mi diploma de Universidad

Quiero expresar mi agradecimiento a la Universidad de Vigo e instituciones correspondientes, por la oportunidad que brindan a las personas mayores, que de algún modo deseamos seguir aprendiendo con ilusión y entusiasmo. Quiero agradecer también a los profesores su profesionalidad, tesón y afecto, con quien no sólo pude formarme en todas las asignaturas impartidas, sino que además aportaron “calor y cercanía” necesaria para poder afrontar con coraje los tres cursos que ojalá fueran cinco. Y por otro lado, expresar mi satisfacción por haber podido conocer a mis compañeros/as, ahora amigos por el ánimo y apoyo brindado. Un abrazo para todos.

Hay manos que miman,
hay manos de abrazan
hay manos que besan
hay manos que hablan.

Manos que acarician,
una mejilla anciana,
la tristeza de un niño,
la experiencia amarga.

!Un corazón dolorido!
El frío de la entraña
el ahogo de un lamento,
helado hasta la piel,
la penuria de un tormento,
arrullan las manos también.

Manos, Manos, Manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario