sábado, 4 de octubre de 2008

Mi Pontevedra... y la crisis que nos ataña.

Si me perdonáis… os quiero hablar de nuestra Pontevedra hermosa,
Serena, con todas sus calles llenas de alumbrado navideño… que bonita está mi Pontevedra amada…
es mi Pontevedra bella,
apasionada contemplo
plazas, calles-viejas piedras
desgastadas por el tiempo.
Diciembre lluvia calmada,
es mi gozo el mostrarlo,
y un placer compartirlo,
diciembre lluvia calmada
refrescando mi camino.

Claro está, que cada uno ama lo suyo.
Buenas noches y un abrazo muy saludable.

Sabemos que acaba una época, pero no estamos en condiciones de vaticinar los nuevos rasgos de la que está empezando. Cada crisis muestra particulares propios que conlleva distintas consecuencias de las que tuvieron las anteriores. No sirve de mucho señalar coincidencias con los años treinta, aunque aquella también empezase en Estados Unidos arrastrando con sigo la economía mundial. Por aquel entonces en Europa la opinión estaba dividida entre los que creían que el capitalismo había llegado a su fín y los que estaban dispuestos a defenderlo, aunque para ello fuese imprescindible demoler el Estado Democrático. Es la principal diferencia que hemos de tener en cuenta.

Referente a la crisis que se nos viene encima, tendrá más repercusión en las sociedades menos favorecidas. En 1929, no solo se suicidaron los que se sentían culpables, también lo han hecho gentes que tenían todos sus ahorros de toda una vida invertidos en la banca… en bolsa… muchos millones gente rica… o mejor dicho pensaba que así era, y de la noche a la mañana estaban en la calle y con lo puesto. Aquello fue una cosa parecida a una hecatombe. Confío en que hoy en día el mundo que creo que es más civilizado, los poderosos... Gobernates... sean capaces de resolver este gran problema sin llegar a semejante situación. besos y ánimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada